Nuevas recetas

En el duodécimo día de Navidad ...

En el duodécimo día de Navidad ...


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Celebrando los doce días de Navidad al estilo de la comida diaria, con un villancico sobre algunos de los mejores platos de la ciudad de Nueva York.

Remolacha de Lupa con pistacho.

Técnicamente, los Doce Días de Navidad no comienzan hasta el día de Navidad, pero ya estamos en el espíritu. Para celebrar, aquí está el villancico "Los Doce Días de Navidad'El estilo Daily Meal, con algunos platos de la ciudad de Nueva York disfrutados a lo largo de los años y sobre los que estaríamos dispuestos a cantar.

Doce percusionistas. Un baterista golpea un tambor. El único ritmo de este villancico es la remolacha que puedes comer.

El duodécimo día de Navidad, mi camarero me trajo ...

En el sentido de las agujas del reloj desde arriba: Lupa's Remolachas con Pistacho; Mesa y posadas de North Fork Surtido de remolachas baby asadas; Panadería Blue Ribbon Sándwich tibio de queso de cabra con pimiento rojo, remolacha y salsa de cebolla asada; Cuarenta años atrás Ensalada de Remolacha Dorada y Chèvre Fresco; De Sorella Ensalada Tonnato con Apio, Remolacha y Semillas de Amapola; Blaue Gans " Ensalada de remolacha tierna asada con piñones y frisée; Esperanto Ensalada de calamares con mango, coco rallado y remolacha; El de Harrison Ensalada de Remolacha con Pistachos Tostados y Robiolina; Enoteca Barbone's Ñoquis de remolacha roja con gorgonzola dulce; Remolachas en escabeche de Shorty's .32; Duane Park's Ensalada de remolacha roja y dorada; y Momofuku Ssäm Bar's Ganache de remolacha y limón.

Entonces el villancico iría:

El duodécimo día de Navidad, mi camarero me trajo ...
Doce remolachas para comer,
Once sabrosas cosas ahumadas,
Diez calabazas amontonadas,
Nueve pasteles girando,

Ocho, hecho con leche en,
Siete sopas que vale la pena tomar,
Seis huevos para festejar,
Cinco aros de cebolla!

Pollitos de cuatro pájaros,
Tres gallinas francesas fritas,
Dos postres para dos
Y ravioles de pera de Felidia.

¿Crees que debería haber aparecido otro plato de la ciudad de Nueva York? ¡Sugiérelo a continuación!


El duodécimo día de Navidad

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi verdadero amor me dio
Doce bateristas tocando la batería & # 8221

Tuve que guardar lo mejor para el final y presentar mi docena con una fanfarria de tambores (¿es eso musicalmente correcto?). Tartas, por supuesto.

Me gustaría ofrecerles una docena de pasteles. Algunos los ha conocido antes, pero puede que los haya olvidado. Algunos son nuevos, solo para deleitarte. Todos son & # 8211 digamos & # 8211 un poco inusuales. Difícil de encontrar hoy en día. A la espera de ser redescubierto y gastronomizado molecularmente.

7. Pastel de rebabas.
& # 8230 el resto [de la carcasa después de que se retiran las juntas principales] se lleva al mercado con el esconder, y allí son sacados por mujeres pobres, quienes también cortan algunos trozos de carne que yacen por los cuernos, llamados rebabas, con estos se hacen pyes & # 8230 (Houghton, Jo hn . Una colección para la mejora de la cría y el comercio, 1727)

8. Pan-pie hecho de carpas, huevas y lenguas.
Las lenguas y huevas de las carpas deben colocarse en orden sobre un trozo de pasta fina, en el fondo de la temporada de sartén & # 8217d con pimienta, sal, nuez moscada, hierbas finas, chibbol, Morilles, hongos comunes, Trufas y mantequilla dulce. Luego, cubriendo todo & # 8217d con una tapa de la misma pasta, deje que el pastel se bak & # 8217d con un fuego suave, y sirva & # 8217d con jugo de limón.
[Massialot. Cocinero de campo y corte. 1702]

Lamentablemente, los amblongusses no existen en realidad. No han sido devorados hasta la extinción, nunca han existido, salvo en la imaginación de Edward Lear. Si algún día se hicieran carne, aquí está su receta para ellos.

Tome 4 libras (digamos 4 & # 189 libras) de Amblongusses frescas y colóquelas en una pequeña calabaza.
Cúbralos con agua y déjelos hervir durante 8 horas incesantemente, después de lo cual agregue 2 pintas de leche nueva, y proceda a hervir durante 4 horas más.
Cuando hayas comprobado que los Amblongusses están bastante blandos, sácalos y colócalos en una sartén ancha, cuidando de agitarlos bien previamente.
Rallar un poco de nuez moscada por la superficie y cubrir con cuidado con pan de jengibre en polvo, curry en polvo y una cantidad suficiente de pimienta de Cayena.
Retire la sartén a la habitación contigua y colóquela en el piso. Tráelo de nuevo y déjelo hervir a fuego lento durante tres cuartos de hora. Agite la sartén violentamente hasta que todos los Amblongusses se hayan vuelto de un color púrpura pálido.
Luego, habiendo preparado una pasta, inserte el conjunto con cuidado, agregando al mismo tiempo una paloma pequeña, 2 rodajas de ternera, 4 coliflores y cualquier cantidad de ostras.
Observe pacientemente hasta que la costra comience a subir y agregue una pizca de sal de vez en cuando.
Sirve en un plato limpio y tira todo por la ventana lo más rápido posible.

10. Tarta Seal-Fipper.
Cuando era políticamente correcto comer aletas de foca bebé, estos pasteles eran una especialidad de Terranova. ¿Los comedores de pasteles de aletas de foca ahora han sido obligados a permanecer bajo tierra?
Como aparece en (y aparentemente comido por Kevin Spacey) en la película Las noticias de envío.

11. Pastel de anguila eléctrica.
Al parecer, se comió en una cena del siglo XIX de la London Electrical Society, en la que también bebieron Whitbread stout para rastrear la acción galvánica producida por el contacto de la olla de peltre con la humedad del labio inferior.

12. Pastel de tortuga o salmonete.
Cocer a fuego lento las tortugas en agua con sal, luego retirar del agua y echar un poco de murri, pimienta, canela, un poco de aceite, jugo de cebolla, cilantro y un poco de azafrán batir todo con huevos y disponer las tortugas y los salmonetes en el pastel y echarle el relleno. La masa para la empanada se debe amasar con fuerza, con un poco de pimienta y aceite y, cuando esté lista, untar con los huevos y el azafrán.
[De un siglo XIII Recetario anónimo andaluz, traducido por Charles Perry]

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi buen amigo me dio
Doce pasteles horneados
Once pudines cocinando
Diez cervezas preparándose
Nueve panes alzándose,
Maduración de ocho quesos,
Siete peces nadando
Seis huevos cazando furtivamente
Cinco frutos dorados,
Cuatro tortas de mantenimiento,
Tres gallinas hirviendo,
Dos tartas de chocolate,
Y una perdiz en un peral. & # 8221

Hay pocos artículos de cocina que gusten más en general que saborear pasteles, si se preparan correctamente. La Sra. Rundell, en su nuevo system de cocina doméstica. 1807.


El duodécimo día de Navidad

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi verdadero amor me dio
Doce bateristas tocando la batería & # 8221

Tuve que guardar lo mejor para el final y presentar mi docena con una fanfarria de tambores (¿es eso musicalmente correcto?). Tartas, por supuesto.

Me gustaría ofrecerles una docena de pasteles. Algunos los ha conocido antes, pero puede que los haya olvidado. Algunos son nuevos, solo para deleitarte. Todos son & # 8211 digamos & # 8211 un poco inusuales. Difícil de encontrar hoy en día. A la espera de ser redescubierto y gastronomizado molecularmente.

7. Pastel de rebabas.
& # 8230 el resto [de la carcasa después de que se retiran las juntas principales] se lleva al mercado con el esconder, y allí son sacados por mujeres pobres, quienes también cortan algunos trozos de carne que yacen por los cuernos, llamados rebabas, con estos se hacen pyes & # 8230 (Houghton, Jo hn . Una colección para la mejora de la cría y el comercio, 1727)

8. Pan-pie hecho de carpas, huevas y lenguas.
Las lenguas y huevas de las carpas deben colocarse en orden sobre un trozo de pasta fina, en el fondo de la temporada de sartén & # 8217d con pimienta, sal, nuez moscada, hierbas finas, chibbol, Morilles, hongos comunes, Trufas y mantequilla dulce. Luego, cubriendo todo & # 8217d con una tapa de la misma pasta, deje que el pastel se bak & # 8217d con un fuego suave, y sirva & # 8217d con jugo de limón.
[Massialot. Cocinero de campo y corte. 1702]

Lamentablemente, los amblongusses no existen en realidad. No han sido devorados hasta la extinción, nunca han existido, salvo en la imaginación de Edward Lear. Si algún día se hicieran carne, aquí está su receta para ellos.

Tome 4 libras (digamos 4 & # 189 libras) de Amblongusses frescas y colóquelas en una pequeña calabaza.
Cúbralos con agua y déjelos hervir durante 8 horas incesantemente, después de lo cual agregue 2 pintas de leche nueva, y proceda a hervir durante 4 horas más.
Cuando hayas comprobado que los Amblongusses están bastante blandos, sácalos y colócalos en una sartén ancha, cuidando de agitarlos bien previamente.
Rallar un poco de nuez moscada por la superficie y cubrir con cuidado con pan de jengibre en polvo, curry en polvo y una cantidad suficiente de pimienta de Cayena.
Retire la sartén a la habitación contigua y colóquela en el piso. Tráelo de nuevo y déjelo hervir a fuego lento durante tres cuartos de hora. Agite la sartén violentamente hasta que todos los Amblongusses se hayan vuelto de un color púrpura pálido.
Luego, habiendo preparado una pasta, inserte el conjunto con cuidado, agregando al mismo tiempo una paloma pequeña, 2 rodajas de ternera, 4 coliflores y cualquier cantidad de ostras.
Observe pacientemente hasta que la costra comience a subir y agregue una pizca de sal de vez en cuando.
Sirve en un plato limpio y tira todo por la ventana lo más rápido posible.

10. Tarta Seal-Fipper.
Cuando era políticamente correcto comer aletas de foca bebé, estos pasteles eran una especialidad de Terranova. ¿Los comedores de pasteles de aletas de foca ahora han sido obligados a permanecer bajo tierra?
Como aparece en (y aparentemente comido por Kevin Spacey) en la película Las noticias de envío.

11. Pastel de anguila eléctrica.
Al parecer, se comió en una cena del siglo XIX de la London Electrical Society, en la que también bebieron Whitbread stout para rastrear la acción galvánica producida por el contacto de la olla de peltre con la humedad del labio inferior.

12. Pastel de tortuga o salmonete.
Cocer a fuego lento las tortugas en agua con sal, luego retirar del agua y echar un poco de murri, pimienta, canela, un poco de aceite, jugo de cebolla, cilantro y un poco de azafrán batir todo con huevos y disponer las tortugas y los salmonetes en el pastel y echarle el relleno. La masa para la empanada se debe amasar con fuerza, con un poco de pimienta y aceite y, cuando esté lista, untar con los huevos y el azafrán.
[De un siglo XIII Recetario anónimo andaluz, traducido por Charles Perry]

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi buen amigo me dio
Doce pasteles horneados
Once pudines cocinando
Diez cervezas preparándose
Nueve panes alzándose,
Maduración de ocho quesos,
Siete peces nadando
Seis huevos a la caza furtiva
Cinco frutos dorados,
Cuatro tortas de mantenimiento,
Tres gallinas hirviendo,
Dos tartas de chocolate,
Y una perdiz en un peral. & # 8221

Hay pocos artículos de cocina que gusten más en general que saborear pasteles, si se preparan correctamente. La Sra. Rundell, en su nuevo system de cocina doméstica. 1807.


El duodécimo día de Navidad

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi verdadero amor me dio
Doce bateristas tocando la batería & # 8221

Tuve que guardar lo mejor para el final y presentar mi docena con una fanfarria de tambores (¿es eso musicalmente correcto?). Tartas, por supuesto.

Me gustaría ofrecerles una docena de pasteles. Algunos los ha conocido antes, pero puede que los haya olvidado. Algunos son nuevos, solo para deleitarte. Todos son & # 8211 digamos & # 8211 un poco inusuales. Difícil de encontrar hoy en día. A la espera de ser redescubierto y gastronomizado molecularmente.

7. Pastel de rebabas.
& # 8230 el resto [de la carcasa después de que se retiran las juntas principales] se lleva al mercado con el esconder, y allí son sacados por mujeres pobres, quienes también cortan algunos trozos de carne que yacen por los cuernos, llamados rebabas, con estos se hacen pyes & # 8230 (Houghton, Jo hn . Una colección para la mejora de la cría y el comercio, 1727)

8. Pan-pie hecho de carpas, huevas y lenguas.
Las lenguas y huevas de las carpas deben colocarse en orden sobre un trozo de pasta fina, en el fondo de la temporada de sartén & # 8217d con pimienta, sal, nuez moscada, hierbas finas, chibbol, Morilles, hongos comunes, Trufas y mantequilla dulce. Luego, cubriendo todo & # 8217d con una tapa de la misma pasta, deje que el pastel se bak & # 8217d con un fuego suave, y sirva & # 8217d con jugo de limón.
[Massialot. Cocinero de campo y corte. 1702]

Lamentablemente, los amblongusses no existen en realidad. No han sido devorados hasta la extinción, nunca han existido, salvo en la imaginación de Edward Lear. Si algún día se hicieran carne, aquí está su receta para ellos.

Tome 4 libras (digamos 4 & # 189 libras) de Amblongusses frescas y colóquelas en una pequeña calabaza.
Cúbralos con agua y déjelos hervir durante 8 horas incesantemente, después de lo cual agregue 2 pintas de leche nueva, y proceda a hervir durante 4 horas más.
Cuando hayas comprobado que los Amblongusses están bastante blandos, sácalos y colócalos en una sartén ancha, cuidando de agitarlos bien previamente.
Rallar un poco de nuez moscada por la superficie y cubrir con cuidado con pan de jengibre en polvo, curry en polvo y una cantidad suficiente de pimienta de Cayena.
Retire la sartén a la habitación contigua y colóquela en el piso. Tráelo de nuevo y déjelo hervir a fuego lento durante tres cuartos de hora. Agite la sartén violentamente hasta que todos los Amblongusses se hayan vuelto de un color púrpura pálido.
Luego, habiendo preparado una pasta, inserte el conjunto con cuidado, agregando al mismo tiempo una paloma pequeña, 2 rodajas de ternera, 4 coliflores y cualquier cantidad de ostras.
Observe con paciencia hasta que la costra comience a subir y agregue una pizca de sal de vez en cuando.
Sirve en un plato limpio y tira todo por la ventana lo más rápido posible.

10. Tarta Seal-Fipper.
Cuando era políticamente correcto comer aletas de foca bebé, estos pasteles eran una especialidad de Terranova. ¿Los comedores de pasteles de aletas de foca ahora han sido obligados a permanecer bajo tierra?
Como aparece en (y aparentemente comido por Kevin Spacey) en la película Las noticias de envío.

11. Pastel de anguila eléctrica.
Al parecer, se comió en una cena del siglo XIX de la London Electrical Society, en la que también bebieron Whitbread stout para rastrear la acción galvánica producida por el contacto de la olla de peltre con la humedad del labio inferior.

12. Pastel de tortuga o salmonete.
Cocer a fuego lento las tortugas en agua con sal, luego retirar del agua y echar un poco de murri, pimienta, canela, un poco de aceite, jugo de cebolla, cilantro y un poco de azafrán batir todo con huevos y disponer las tortugas y los salmonetes en el pastel y echarle el relleno. La masa para la empanada se debe amasar con fuerza, con un poco de pimienta y aceite y, cuando esté lista, untar con los huevos y el azafrán.
[De un siglo XIII Recetario anónimo andaluz, traducido por Charles Perry]

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi buen amigo me dio
Doce pasteles horneados
Once pudines cocinando
Diez cervezas preparándose
Nueve panes alzándose,
Maduración de ocho quesos,
Siete peces nadando
Seis huevos a la caza furtiva
Cinco frutos dorados,
Cuatro tortas de mantenimiento,
Tres gallinas hirviendo,
Dos tartas de chocolate,
Y una perdiz en un peral. & # 8221

Hay pocos artículos de cocina que gusten más en general que saborear pasteles, si se preparan correctamente. La Sra. Rundell, en su nuevo system de cocina doméstica. 1807.


El duodécimo día de Navidad

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi verdadero amor me dio
Doce bateristas tocando la batería & # 8221

Tuve que guardar lo mejor para el final y presentar mi docena con una fanfarria de tambores (¿es eso musicalmente correcto?). Tartas, por supuesto.

Me gustaría ofrecerles una docena de pasteles. Algunos los ha conocido antes, pero puede que los haya olvidado. Algunos son nuevos, solo para deleitarte. Todos son & # 8211 digamos & # 8211 un poco inusuales. Difícil de encontrar hoy en día. A la espera de ser redescubierto y gastronomizado molecularmente.

7. Pastel de rebabas.
& # 8230 el resto [de la carcasa después de que se retiran las juntas principales] se lleva al mercado con el esconder, y allí son sacados por mujeres pobres, que también cortan algunos trozos de carne que yacen por los cuernos, llamados rebabas, con estos se hacen pyes & # 8230 (Houghton, Jo hn . Una colección para la mejora de la cría y el comercio, 1727)

8. Pan-pie hecho de carpas, huevas y lenguas.
Las lenguas y huevas de las carpas deben colocarse en orden sobre un trozo de pasta fina, en el fondo de la temporada de sartén & # 8217d con pimienta, sal, nuez moscada, hierbas finas, chibbol, Morilles, hongos comunes, Trufas y mantequilla dulce. Luego, cubriendo todo & # 8217d con una tapa de la misma pasta, deje que el pastel se bak & # 8217d con un fuego suave, y sirva & # 8217d con jugo de limón.
[Massialot. Cocinero de campo y corte. 1702]

Lamentablemente, los amblongusses no existen en realidad. No han sido devorados hasta la extinción, nunca han existido, salvo en la imaginación de Edward Lear. Si algún día se hicieran carne, aquí está su receta para ellos.

Tome 4 libras (digamos 4 & # 189 libras) de Amblongusses frescas y colóquelas en una pequeña calabaza.
Cúbralos con agua y déjelos hervir durante 8 horas incesantemente, después de lo cual agregue 2 pintas de leche nueva, y proceda a hervir durante 4 horas más.
Cuando hayas comprobado que los Amblongusses están bastante blandos, sácalos y colócalos en una sartén ancha, cuidando de agitarlos bien previamente.
Rallar un poco de nuez moscada por la superficie y cubrir con cuidado con pan de jengibre en polvo, curry en polvo y una cantidad suficiente de pimienta de Cayena.
Retire la sartén a la habitación contigua y colóquela en el piso. Tráelo de nuevo y déjelo hervir a fuego lento durante tres cuartos de hora. Agite la sartén violentamente hasta que todos los Amblongusses se hayan vuelto de un color púrpura pálido.
Luego, habiendo preparado una pasta, inserte el conjunto con cuidado, agregando al mismo tiempo una paloma pequeña, 2 rodajas de ternera, 4 coliflores y cualquier cantidad de ostras.
Observe con paciencia hasta que la costra comience a subir y agregue una pizca de sal de vez en cuando.
Sirve en un plato limpio y tira todo por la ventana lo más rápido posible.

10. Tarta Seal-Fipper.
Cuando era políticamente correcto comer aletas de foca bebé, estos pasteles eran una especialidad de Terranova. ¿Los comedores de pasteles de aletas de foca ahora han sido obligados a permanecer bajo tierra?
Como aparece en (y aparentemente comido por Kevin Spacey) en la película Las noticias de envío.

11. Pastel de anguila eléctrica.
Al parecer, se comió en una cena del siglo XIX de la London Electrical Society, en la que también bebieron Whitbread stout para rastrear la acción galvánica producida por el contacto de la olla de peltre con la humedad del labio inferior.

12. Pastel de tortuga o salmonete.
Cocer a fuego lento las tortugas en agua con sal, luego retirar del agua y echar un poco de murri, pimienta, canela, un poco de aceite, jugo de cebolla, cilantro y un poco de azafrán batir todo con huevos y disponer las tortugas y los salmonetes en el pastel y echarle el relleno. La masa para la empanada se debe amasar con fuerza y ​​con un poco de pimienta y aceite y, cuando esté lista, untar con los huevos y el azafrán.
[De un siglo XIII Recetario anónimo andaluz, traducido por Charles Perry]

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi buen amigo me dio
Doce pasteles horneados
Once pudines cocinando
Diez cervezas preparándose
Nueve panes alzándose,
Maduración de ocho quesos,
Siete peces nadando
Seis huevos a la caza furtiva
Cinco frutos dorados,
Cuatro tortas de mantenimiento,
Tres gallinas hirviendo,
Dos tartas de chocolate,
Y una perdiz en un peral. & # 8221

Hay pocos artículos de cocina que gusten más en general que saborear pasteles, si se preparan correctamente. La Sra. Rundell, en su nuevo system de cocina doméstica. 1807.


El duodécimo día de Navidad

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi verdadero amor me dio
Doce bateristas tocando la batería & # 8221

Tuve que guardar lo mejor para el final y presentar mi docena con una fanfarria de tambores (¿es eso musicalmente correcto?). Tartas, por supuesto.

Me gustaría ofrecerles una docena de pasteles. Algunos los ha conocido antes, pero puede que los haya olvidado. Algunos son nuevos, solo para deleitarte. Todos son & # 8211 digamos & # 8211 un poco inusuales. Difícil de encontrar hoy en día. A la espera de ser redescubierto y gastronomizado molecularmente.

7. Pastel de rebabas.
& # 8230 el resto [de la carcasa después de que se retiran las juntas principales] se lleva al mercado con el esconder, y allí son sacados por mujeres pobres, quienes también cortan algunos trozos de carne que yacen por los cuernos, llamados rebabas, con estos se hacen pyes & # 8230 (Houghton, Jo hn . Una colección para la mejora de la cría y el comercio, 1727)

8. Pan-pie hecho de carpas, huevas y lenguas.
Las lenguas y huevas de las carpas deben colocarse en orden sobre un trozo de pasta fina, en el fondo de la temporada de sartén & # 8217d con pimienta, sal, nuez moscada, hierbas finas, chibbol, Morilles, hongos comunes, Trufas y mantequilla dulce. Luego, cubriendo todo & # 8217d con una tapa de la misma pasta, deje que el pastel se bak & # 8217d con un fuego suave, y sirva & # 8217d con jugo de limón.
[Massialot. Cocinero de campo y corte. 1702]

Lamentablemente, los amblongusses no existen en realidad. No han sido devorados hasta la extinción, nunca han existido, salvo en la imaginación de Edward Lear. Si algún día se hicieran carne, aquí está su receta para ellos.

Tome 4 libras (digamos 4 & # 189 libras) de Amblongusses frescas y colóquelas en una pequeña calabaza.
Cúbralos con agua y déjelos hervir durante 8 horas incesantemente, después de lo cual agregue 2 pintas de leche nueva, y proceda a hervir durante 4 horas más.
Cuando hayas comprobado que los Amblongusses están bastante blandos, sácalos y colócalos en una sartén ancha, cuidando de agitarlos bien previamente.
Rallar un poco de nuez moscada por la superficie y cubrir con cuidado con pan de jengibre en polvo, curry en polvo y una cantidad suficiente de pimienta de Cayena.
Retire la sartén a la habitación contigua y colóquela en el piso. Tráelo de nuevo y déjelo hervir a fuego lento durante tres cuartos de hora. Agite la sartén violentamente hasta que todos los Amblongusses se hayan vuelto de un color púrpura pálido.
Luego, habiendo preparado una pasta, inserte el conjunto con cuidado, agregando al mismo tiempo una paloma pequeña, 2 rodajas de ternera, 4 coliflores y cualquier cantidad de ostras.
Observe con paciencia hasta que la costra comience a subir y agregue una pizca de sal de vez en cuando.
Sirve en un plato limpio y tira todo por la ventana lo más rápido posible.

10. Tarta Seal-Fipper.
Cuando era políticamente correcto comer aletas de foca bebé, estos pasteles eran una especialidad de Terranova. ¿Los comedores de pasteles de aletas de foca ahora han sido obligados a permanecer bajo tierra?
Como aparece en (y aparentemente comido por Kevin Spacey) en la película Las noticias de envío.

11. Pastel de anguila eléctrica.
Al parecer, se comió en una cena del siglo XIX de la London Electrical Society, en la que también bebieron Whitbread stout para rastrear la acción galvánica producida por el contacto de la olla de peltre con la humedad del labio inferior.

12. Pastel de tortuga o salmonete.
Cocer a fuego lento las tortugas en agua con sal, luego retirar del agua y echar un poco de murri, pimienta, canela, un poco de aceite, jugo de cebolla, cilantro y un poco de azafrán batir todo con huevos y disponer las tortugas y los salmonetes en el pastel y echarle el relleno. La masa para la empanada se debe amasar con fuerza, con un poco de pimienta y aceite y, cuando esté lista, untar con los huevos y el azafrán.
[De un siglo XIII Recetario anónimo andaluz, traducido por Charles Perry]

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi buen amigo me dio
Doce pasteles horneados
Once pudines cocinando
Diez cervezas preparándose
Nueve panes alzándose,
Maduración de ocho quesos,
Siete peces nadando
Seis huevos cazando furtivamente
Cinco frutos dorados,
Cuatro tortas de mantenimiento,
Tres gallinas hirviendo,
Dos tartas de chocolate,
Y una perdiz en un peral. & # 8221

Hay pocos artículos de cocina que gusten más en general que saborear pasteles, si se preparan correctamente. La Sra. Rundell, en su nuevo system de cocina doméstica. 1807.


El duodécimo día de Navidad

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi verdadero amor me dio
Doce bateristas tocando la batería & # 8221

Tuve que guardar lo mejor para el final y presentar mi docena con una fanfarria de tambores (¿es eso musicalmente correcto?). Tartas, por supuesto.

Me gustaría ofrecerles una docena de pasteles. Algunos los ha conocido antes, pero puede que los haya olvidado. Algunos son nuevos, solo para deleitarte. Todos son & # 8211 digamos & # 8211 un poco inusuales. Difícil de encontrar hoy en día. A la espera de ser redescubierto y gastronomizado molecularmente.

7. Pastel de rebabas.
& # 8230 el resto [de la carcasa después de que se retiran las juntas principales] se lleva al mercado con el esconder, y allí son sacados por mujeres pobres, quienes también cortan algunos trozos de carne que yacen por los cuernos, llamados rebabas, con estos se hacen pyes & # 8230 (Houghton, Jo hn . Una colección para la mejora de la cría y el comercio, 1727)

8. Pan-pie hecho de carpas, huevas y lenguas.
Las lenguas y huevas de las carpas deben colocarse en orden sobre un trozo de pasta fina, en el fondo de la temporada de sartén & # 8217d con pimienta, sal, nuez moscada, hierbas finas, chibbol, Morilles, hongos comunes, Trufas y mantequilla dulce. Luego, cubriendo todo & # 8217d con una tapa de la misma pasta, deje que el pastel se bak & # 8217d con un fuego suave, y sirva & # 8217d con jugo de limón.
[Massialot. Cocinero de campo y corte. 1702]

Lamentablemente, los amblongusses no existen en realidad. No han sido devorados hasta la extinción, nunca han existido, salvo en la imaginación de Edward Lear. Si algún día se hicieran carne, aquí está su receta para ellos.

Tome 4 libras (digamos 4 & # 189 libras) de Amblongusses frescas y colóquelas en una pequeña calabaza.
Cúbralos con agua y déjelos hervir durante 8 horas incesantemente, después de lo cual agregue 2 pintas de leche nueva, y proceda a hervir durante 4 horas más.
Cuando hayas comprobado que los Amblongusses están bastante blandos, sácalos y colócalos en una sartén ancha, cuidando de agitarlos bien previamente.
Rallar un poco de nuez moscada por la superficie y cubrir con cuidado con pan de jengibre en polvo, curry en polvo y una cantidad suficiente de pimienta de Cayena.
Retire la sartén a la habitación contigua y colóquela en el piso. Tráelo de nuevo y déjelo hervir a fuego lento durante tres cuartos de hora. Agite la sartén violentamente hasta que todos los Amblongusses se hayan vuelto de un color púrpura pálido.
Luego, habiendo preparado una pasta, inserte el conjunto con cuidado, agregando al mismo tiempo una paloma pequeña, 2 rodajas de ternera, 4 coliflores y cualquier cantidad de ostras.
Observe con paciencia hasta que la costra comience a subir y agregue una pizca de sal de vez en cuando.
Sirve en un plato limpio y tira todo por la ventana lo más rápido posible.

10. Tarta Seal-Fipper.
Cuando era políticamente correcto comer aletas de foca bebé, estos pasteles eran una especialidad de Terranova. ¿Los comedores de pasteles de aletas de foca ahora han sido obligados a permanecer bajo tierra?
Como aparece en (y aparentemente comido por Kevin Spacey) en la película Las noticias de envío.

11. Pastel de anguila eléctrica.
Al parecer, se comió en una cena del siglo XIX de la London Electrical Society, en la que también bebieron Whitbread stout para rastrear la acción galvánica producida por el contacto de la olla de peltre con la humedad del labio inferior.

12. Pastel de tortuga o salmonete.
Cocer a fuego lento las tortugas en agua con sal, luego retirar del agua y echar un poco de murri, pimienta, canela, un poco de aceite, jugo de cebolla, cilantro y un poco de azafrán batir todo con huevos y disponer las tortugas y los salmonetes en el pastel y echarle el relleno. La masa para la empanada se debe amasar con fuerza y ​​con un poco de pimienta y aceite y, cuando esté lista, untar con los huevos y el azafrán.
[De un siglo XIII Recetario anónimo andaluz, traducido por Charles Perry]

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi buen amigo me dio
Doce pasteles horneados
Once pudines cocinando
Diez cervezas preparándose
Nueve panes alzándose,
Maduración de ocho quesos,
Siete peces nadando
Seis huevos cazando furtivamente
Cinco frutos dorados,
Cuatro tortas de mantenimiento,
Tres gallinas hirviendo,
Dos tartas de chocolate,
Y una perdiz en un peral. & # 8221

Hay pocos artículos de cocina que gusten más en general que saborear pasteles, si se preparan correctamente. La Sra. Rundell, en su nuevo system de cocina doméstica. 1807.


El duodécimo día de Navidad

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi verdadero amor me dio
Doce bateristas tocando la batería & # 8221

Tuve que guardar lo mejor para el final y presentar mi docena con una fanfarria de tambores (¿es eso musicalmente correcto?). Tartas, por supuesto.

Me gustaría ofrecerles una docena de pasteles. Algunos los ha conocido antes, pero puede que los haya olvidado. Algunos son nuevos, solo para deleitarte. Todos son & # 8211 digamos & # 8211 un poco inusuales. Difícil de encontrar hoy en día. A la espera de ser redescubierto y gastronomizado molecularmente.

7. Pastel de rebabas.
& # 8230 el resto [de la carcasa después de que se retiran las juntas principales] se lleva al mercado con el esconder, y allí son sacados por mujeres pobres, quienes también cortan algunos trozos de carne que yacen por los cuernos, llamados rebabas, con estos se hacen pyes & # 8230 (Houghton, Jo hn . Una colección para la mejora de la cría y el comercio, 1727)

8. Pan-pie hecho de carpas, huevas y lenguas.
Las lenguas y huevas de las carpas deben colocarse en orden sobre un trozo de pasta fina, en el fondo de la temporada de sartén & # 8217d con pimienta, sal, nuez moscada, hierbas finas, chibbol, Morilles, hongos comunes, Trufas y mantequilla dulce. Luego, cubriendo todo & # 8217d con una tapa de la misma pasta, deje que el pastel se bak & # 8217d con un fuego suave, y sirva & # 8217d con jugo de limón.
[Massialot. Cocinero de campo y corte. 1702]

Lamentablemente, los amblongusses no existen en realidad. No han sido devorados hasta la extinción, nunca han existido, salvo en la imaginación de Edward Lear. Si algún día se hicieran carne, aquí está su receta para ellos.

Tome 4 libras (digamos 4 & # 189 libras) de Amblongusses frescas y colóquelas en una pequeña calabaza.
Cúbralos con agua y déjelos hervir durante 8 horas incesantemente, después de lo cual agregue 2 pintas de leche nueva, y proceda a hervir durante 4 horas más.
Cuando hayas comprobado que los Amblongusses están bastante blandos, sácalos y colócalos en una sartén ancha, cuidando de agitarlos bien previamente.
Rallar un poco de nuez moscada por la superficie y cubrir con cuidado con pan de jengibre en polvo, curry en polvo y una cantidad suficiente de pimienta de Cayena.
Retire la sartén a la habitación contigua y colóquela en el piso. Tráelo de nuevo y déjelo hervir a fuego lento durante tres cuartos de hora. Agite la sartén violentamente hasta que todos los Amblongusses se hayan vuelto de un color púrpura pálido.
Luego, habiendo preparado una pasta, inserte el conjunto con cuidado, agregando al mismo tiempo una paloma pequeña, 2 rodajas de ternera, 4 coliflores y cualquier cantidad de ostras.
Observe con paciencia hasta que la costra comience a subir y agregue una pizca de sal de vez en cuando.
Sirve en un plato limpio y tira todo por la ventana lo más rápido posible.

10. Tarta Seal-Fipper.
Cuando era políticamente correcto comer aletas de foca bebé, estos pasteles eran una especialidad de Terranova. ¿Los comedores de pasteles de aletas de foca ahora han sido obligados a permanecer bajo tierra?
Como aparece en (y aparentemente comido por Kevin Spacey) en la película Las noticias de envío.

11. Pastel de anguila eléctrica.
Al parecer, se comió en una cena del siglo XIX de la London Electrical Society, en la que también bebieron Whitbread stout para rastrear la acción galvánica producida por el contacto de la olla de peltre con la humedad del labio inferior.

12. Pastel de tortuga o salmonete.
Cocer a fuego lento las tortugas en agua con sal, luego retirar del agua y echar un poco de murri, pimienta, canela, un poco de aceite, jugo de cebolla, cilantro y un poco de azafrán batir todo con huevos y disponer las tortugas y los salmonetes en el pastel y echarle el relleno. La masa para la empanada se debe amasar con fuerza, con un poco de pimienta y aceite y, cuando esté lista, untar con los huevos y el azafrán.
[De un siglo XIII Recetario anónimo andaluz, traducido por Charles Perry]

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi buen amigo me dio
Doce pasteles horneados
Once pudines cocinando
Diez cervezas preparándose
Nueve panes alzándose,
Maduración de ocho quesos,
Siete peces nadando
Seis huevos cazando furtivamente
Cinco frutos dorados,
Cuatro tortas de mantenimiento,
Tres gallinas hirviendo,
Dos tartas de chocolate,
Y una perdiz en un peral. & # 8221

Hay pocos artículos de cocina que gusten más en general que saborear pasteles, si se preparan correctamente. La Sra. Rundell, en su nuevo system de cocina doméstica. 1807.


El duodécimo día de Navidad

& # 8220En el duodécimo día de Navidad
Mi verdadero amor me dio
Doce bateristas tocando la batería & # 8221

Tuve que guardar lo mejor para el final, y presentar mi docena con una fanfarria de tambores (¿es eso musicalmente correcto?). Tartas, por supuesto.

I would like to offer you a dozen pies. Some you have met before, but may have forgotten. Some are new, just to delight you. They are all – lets say – a little unusual. Hard to find nowadays. Waiting to be rediscovered and molecular gastronomised.

7. Burr Pie.
… the rest [of the carcass after the main joints are removed] are brought to market with the hide, and are there taken out by poor women, who also cut off some bits of flesh that lie by the horns, called burrs, with these are made pyes … (Houghton, Jo hn . A collection for the improvement of husbandry and trade, 1727)

8. A Pan-pie made of Carps-roes and Tongues.
The Tongues and Roes of the Carps must be laid in order upon a piece of fine Paste, in the bottom of the Pan season’d with Pepper, Salt, Nutmeg, fine Herbs, Chibbols, Morilles, common Mushrooms, Trufas and sweet Butter. Then, all being cover’d with a Lid of the same Paste, let the Pie be bak’d with a gently Fire, and serv’d up with Lemmon-juice.
[Massialot. Court and Country Cook. 1702]

Sadly, amblongusses don’t actually exist. They have not been eaten to extinction, they have never existed - apart from in the imagination of Edward Lear. Should they one day be made flesh, here is his recipe for them.

Take 4 pounds (say 4 ½ pounds) of fresh Amblongusses, and put them in a small pipkin.
Cover them with water and boil them for 8 hours incessantly, after which add 2 pints of new milk, and proceed to boil for 4 hours more.
When you have ascertained that the Amblongusses are quite soft, take them out and place them in a wide pan, taking care to shake them well previously.
Grate some nutmeg over the surface, and cover them carefully with powdered gingerbread, curry-powder, and a sufficient quantity of Cayenne pepper.
Remove the pan into the next room, and place it on the floor. Bring it back again, and let it simmer for three-quarters of an hour. Shake the pan violently till all the Amblongusses have become a pale purple colour.
Then, having prepared a paste, insert the whole carefully, adding at the same time a small pigeon, 2 slices of beef, 4 cauliflowers, and any number of oysters.
Watch patiently till the crust begins to rise, and add a pinch of salt from time to time.
Serve up in a clean dish, and throw the whole out of the window as fast as possible.

10. Seal-Fipper Pie.
When it was politically correct to eat baby seal flippers, these pies were a specialty of Newfoundland . Have seal-flipper pie-eaters now been forced underground?
As featured in (and apparently actually eaten by Kevin Spacey) in the movie The Shipping News.

11. Electric-eel pie.
Apparently eaten at a nineteenth century dinner of the London Electrical Society, at which they also drank Whitbread stout in order to “trace the galvanic action produced by the contact of the pewter pot with the moisture of the under lip.”

12. Tortoise or Mullet Pie.
Simmer the tortoises lightly in water with salt, then remove from the water and take a little murri, pepper, cinnamon, a little oil, onion juice, cilantro and a little saffron beat it all with eggs and arrange the tortoises and the mullets in the pie and throw over it the filling. The pastry for the pie should be kneaded strongly, and kneaded with some pepper and oil, and greased, when it is done, with the eggs and saffron.
[From a 13 th century Anonymous Andalusian Cookbook, translated by Charles Perry]

“On the twelfth day of Christmas
My good friend gave to me
Twelve pies a-baking
Eleven puddings cooking
Ten beers a-brewing,
Nine loaves a-rising,
Eight cheeses ripening,
Seven fish a-swimming,
Six eggs a-poaching,
Five golden fruits,
Four keeping cakes,
Three boiling hens,
Two chocolate tarts,
And a partridge in a pear tree.”

There are few articles of cookery more generally liked than relishing pies, if properly made. Mrs. Rundell, in her New system of domestic cookery. 1807.


The Twelfth Day of Christmas

“On the Twelfth Day of Christmas
My true love gave to me
Twelve drummers drumming ”

I had to save the best till last, and present my dozen with a fanfare of drums (is that musicalogically correct?). Pies, of course.

I would like to offer you a dozen pies. Some you have met before, but may have forgotten. Some are new, just to delight you. They are all – lets say – a little unusual. Hard to find nowadays. Waiting to be rediscovered and molecular gastronomised.

7. Burr Pie.
… the rest [of the carcass after the main joints are removed] are brought to market with the hide, and are there taken out by poor women, who also cut off some bits of flesh that lie by the horns, called burrs, with these are made pyes … (Houghton, Jo hn . A collection for the improvement of husbandry and trade, 1727)

8. A Pan-pie made of Carps-roes and Tongues.
The Tongues and Roes of the Carps must be laid in order upon a piece of fine Paste, in the bottom of the Pan season’d with Pepper, Salt, Nutmeg, fine Herbs, Chibbols, Morilles, common Mushrooms, Trufas and sweet Butter. Then, all being cover’d with a Lid of the same Paste, let the Pie be bak’d with a gently Fire, and serv’d up with Lemmon-juice.
[Massialot. Court and Country Cook. 1702]

Sadly, amblongusses don’t actually exist. They have not been eaten to extinction, they have never existed - apart from in the imagination of Edward Lear. Should they one day be made flesh, here is his recipe for them.

Take 4 pounds (say 4 ½ pounds) of fresh Amblongusses, and put them in a small pipkin.
Cover them with water and boil them for 8 hours incessantly, after which add 2 pints of new milk, and proceed to boil for 4 hours more.
When you have ascertained that the Amblongusses are quite soft, take them out and place them in a wide pan, taking care to shake them well previously.
Grate some nutmeg over the surface, and cover them carefully with powdered gingerbread, curry-powder, and a sufficient quantity of Cayenne pepper.
Remove the pan into the next room, and place it on the floor. Bring it back again, and let it simmer for three-quarters of an hour. Shake the pan violently till all the Amblongusses have become a pale purple colour.
Then, having prepared a paste, insert the whole carefully, adding at the same time a small pigeon, 2 slices of beef, 4 cauliflowers, and any number of oysters.
Watch patiently till the crust begins to rise, and add a pinch of salt from time to time.
Serve up in a clean dish, and throw the whole out of the window as fast as possible.

10. Seal-Fipper Pie.
When it was politically correct to eat baby seal flippers, these pies were a specialty of Newfoundland . Have seal-flipper pie-eaters now been forced underground?
As featured in (and apparently actually eaten by Kevin Spacey) in the movie The Shipping News.

11. Electric-eel pie.
Apparently eaten at a nineteenth century dinner of the London Electrical Society, at which they also drank Whitbread stout in order to “trace the galvanic action produced by the contact of the pewter pot with the moisture of the under lip.”

12. Tortoise or Mullet Pie.
Simmer the tortoises lightly in water with salt, then remove from the water and take a little murri, pepper, cinnamon, a little oil, onion juice, cilantro and a little saffron beat it all with eggs and arrange the tortoises and the mullets in the pie and throw over it the filling. The pastry for the pie should be kneaded strongly, and kneaded with some pepper and oil, and greased, when it is done, with the eggs and saffron.
[From a 13 th century Anonymous Andalusian Cookbook, translated by Charles Perry]

“On the twelfth day of Christmas
My good friend gave to me
Twelve pies a-baking
Eleven puddings cooking
Ten beers a-brewing,
Nine loaves a-rising,
Eight cheeses ripening,
Seven fish a-swimming,
Six eggs a-poaching,
Five golden fruits,
Four keeping cakes,
Three boiling hens,
Two chocolate tarts,
And a partridge in a pear tree.”

There are few articles of cookery more generally liked than relishing pies, if properly made. Mrs. Rundell, in her New system of domestic cookery. 1807.


The Twelfth Day of Christmas

“On the Twelfth Day of Christmas
My true love gave to me
Twelve drummers drumming ”

I had to save the best till last, and present my dozen with a fanfare of drums (is that musicalogically correct?). Pies, of course.

I would like to offer you a dozen pies. Some you have met before, but may have forgotten. Some are new, just to delight you. They are all – lets say – a little unusual. Hard to find nowadays. Waiting to be rediscovered and molecular gastronomised.

7. Burr Pie.
… the rest [of the carcass after the main joints are removed] are brought to market with the hide, and are there taken out by poor women, who also cut off some bits of flesh that lie by the horns, called burrs, with these are made pyes … (Houghton, Jo hn . A collection for the improvement of husbandry and trade, 1727)

8. A Pan-pie made of Carps-roes and Tongues.
The Tongues and Roes of the Carps must be laid in order upon a piece of fine Paste, in the bottom of the Pan season’d with Pepper, Salt, Nutmeg, fine Herbs, Chibbols, Morilles, common Mushrooms, Trufas and sweet Butter. Then, all being cover’d with a Lid of the same Paste, let the Pie be bak’d with a gently Fire, and serv’d up with Lemmon-juice.
[Massialot. Court and Country Cook. 1702]

Sadly, amblongusses don’t actually exist. They have not been eaten to extinction, they have never existed - apart from in the imagination of Edward Lear. Should they one day be made flesh, here is his recipe for them.

Take 4 pounds (say 4 ½ pounds) of fresh Amblongusses, and put them in a small pipkin.
Cover them with water and boil them for 8 hours incessantly, after which add 2 pints of new milk, and proceed to boil for 4 hours more.
When you have ascertained that the Amblongusses are quite soft, take them out and place them in a wide pan, taking care to shake them well previously.
Grate some nutmeg over the surface, and cover them carefully with powdered gingerbread, curry-powder, and a sufficient quantity of Cayenne pepper.
Remove the pan into the next room, and place it on the floor. Bring it back again, and let it simmer for three-quarters of an hour. Shake the pan violently till all the Amblongusses have become a pale purple colour.
Then, having prepared a paste, insert the whole carefully, adding at the same time a small pigeon, 2 slices of beef, 4 cauliflowers, and any number of oysters.
Watch patiently till the crust begins to rise, and add a pinch of salt from time to time.
Serve up in a clean dish, and throw the whole out of the window as fast as possible.

10. Seal-Fipper Pie.
When it was politically correct to eat baby seal flippers, these pies were a specialty of Newfoundland . Have seal-flipper pie-eaters now been forced underground?
As featured in (and apparently actually eaten by Kevin Spacey) in the movie The Shipping News.

11. Electric-eel pie.
Apparently eaten at a nineteenth century dinner of the London Electrical Society, at which they also drank Whitbread stout in order to “trace the galvanic action produced by the contact of the pewter pot with the moisture of the under lip.”

12. Tortoise or Mullet Pie.
Simmer the tortoises lightly in water with salt, then remove from the water and take a little murri, pepper, cinnamon, a little oil, onion juice, cilantro and a little saffron beat it all with eggs and arrange the tortoises and the mullets in the pie and throw over it the filling. The pastry for the pie should be kneaded strongly, and kneaded with some pepper and oil, and greased, when it is done, with the eggs and saffron.
[From a 13 th century Anonymous Andalusian Cookbook, translated by Charles Perry]

“On the twelfth day of Christmas
My good friend gave to me
Twelve pies a-baking
Eleven puddings cooking
Ten beers a-brewing,
Nine loaves a-rising,
Eight cheeses ripening,
Seven fish a-swimming,
Six eggs a-poaching,
Five golden fruits,
Four keeping cakes,
Three boiling hens,
Two chocolate tarts,
And a partridge in a pear tree.”

There are few articles of cookery more generally liked than relishing pies, if properly made. Mrs. Rundell, in her New system of domestic cookery. 1807.


Ver el vídeo: Los doce días de Navidad (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Rai

    Según el mío, a alguien la letra alexie :)

  2. Stantun

    Está usted equivocado. Escríbeme en PM, habla.

  3. Tashura

    Felicitaciones, eso tendrá una buena idea por cierto



Escribe un mensaje