Nuevas recetas

Chefs en casa: presentación de diapositivas de los hermanos Sussman

Chefs en casa: presentación de diapositivas de los hermanos Sussman

Jessica Chou

Max (izquierda) y Eli Sussman en su cocina de Brooklyn, donde a veces cocinan juntos y presumiblemente trabajaron en su libro de cocina. Dado que los hermanos trabajan en horas opuestas (Max trabaja el brunch en Roberta's, mientras que Eli trabaja en el servicio de cena los fines de semana), los dos rara vez chocan. "A veces pasamos el rato en nuestros días libres todo el día y comemos en lugares, pero la mayoría de las veces no estamos realmente en el espacio del otro", dijo Max.

Jessica Chou

Max (izquierda) y Eli Sussman en su cocina de Brooklyn, donde a veces cocinan juntos y presumiblemente trabajaron en su libro de cocina. "A veces pasamos el rato en nuestros días libres todo el día y comemos en lugares, pero la mayoría de las veces no estamos realmente en el espacio del otro", dijo Max.

Jessica Chou

La increíble mesa de comedor de los hermanos (con el ajedrez encima) es en realidad una mesa de picnic, construida por un tipo en Long Island que encontraron en Craigslist. "Es un gran lugar de trabajo donde Max y yo podemos sentarnos juntos y escribir menús o hacer pedidos o escribir una columna de comida y no estar el uno sobre el otro mientras podemos intercambiar ideas", dijo Eli.

Jessica Chou

La mesa del comedor en el fondo tiene capacidad para 10 personas, perfecta para una cena. "Tuvimos la suerte de encontrar un apartamento con una buena sala de espacio abierto, por lo que era crucial que tuviéramos una mesa realmente grande que nos sirviera para tener amigos para pasar el rato o para cenar", dijo Eli.

Jessica Chou

Max trajo a Murphy, un perro callejero de cuatro años, de regreso después de trabajar en un balneario de pesca en la Patagonia chilena. "Era un cachorrito que me seguía desde el pueblo que tenía acceso a Internet. Entonces sería una caminata larga y comencé a alimentarlo y básicamente se convirtió en mi perro merodeando por el resort", dijo Max.

Jessica Chou

Los hermanos Sussman tienen más de 60 libros de cocina, con los estándar de Eleven Madison Park, Ad Hoc y más, todos los cuales los hermanos toman como inspiración. "Acabo de comprar Carnicería de bestias enteras por Ryan Farr el otro día, así que he estado muy interesado en eso recientemente ", dijo Eli." Max acaba de comprar uno realmente genial que trata sobre ferias estatales. Libro de cocina realmente de la vieja escuela sin imágenes. Es más un libro de historia para ver qué estaba cocinando la gente en todas estas famosas ferias estatales y del condado ".

Jessica Chou

El primero de un montón de recuerdos familiares en el apartamento: una foto familiar de cuando eran niños. "A eso lo llamamos nuestro Padrino foto de boda. Es en la boda de nuestra tía y estamos parados en el césped de nuestros abuelos ", dijo Eli," y estamos simplemente mafiosos con estos increíbles trajes oscuros con corbatas chillonas ".

Jessica Chou

La cocina de los hermanos es pequeña, pero abierta, con ollas y sartenes en los alacenas junto al horno y una amplia encimera para preparar y comer.

Jessica Chou

"Dejamos que cuelguen las tenazas de la manija de la puerta del horno y luego tenemos algunos baños maría sosteniendo todas las demás herramientas: espátulas, batidores", dijo Max. "Y luego tenemos este nuevo e increíble bloque de cuchillos Wüsthof que contiene todos los cuchillos de cocina de nuestra casa".

Jessica Chou

El primo de los hermanos, Eitan, hizo estas tablas de cortar únicas para los dos como regalo de agradecimiento por el catering de su boda. "Se describiría a sí mismo como un carpintero aficionado, pero honestamente, tiene una operación bastante intensa en su garaje en el centro de Detroit", escribió Max. "Ha hecho otras cosas además de las tablas, como la cama para él y su esposa (y estamos tratando de convencerlo de que también nos haga una mesa de café). Es solo un laborioso proceso de la vieja escuela".

Jessica Chou

En la parte superior de sus alacenas, los hermanos exhiben un póster de All-Rap Spectacular de 1986. "Nos encanta Run DMC y los Beastie Boys y son una gran parte de nuestra infancia", escribió Eli. "Crecimos en este campamento donde Beasties y DMC siempre estaban a todo volumen. Así que es una especie de recordatorio nostálgico, pero también es simplemente rudo. Quiero decir que el concierto debe haber sido una locura. LL COOL J tiene la tercera facturación ... eso es absurdo . "

La mantequilla de maní Velvet de Detroit, sin embargo, fue un regalo de su madre, quien envía pequeños paquetes de ayuda a los hermanos. "A mi mamá le encanta enviar paquetes pequeños como si estuviéramos en un campamento de verano llenos de cosas de Detroit y por lo general nos hace una impresión (es una artista) que colocamos en el refrigerador", escribió Eli.

Jessica Chou

Normalmente, el sofá de los hermanos se coloca contra la pared para abrir el espacio habitable. Sin embargo, cuando deciden mirar televisión, mueven el sofá contra la mesa del comedor para ver una proyección en la pared opuesta.

Jessica Chou

Recientemente, Eli se ha dedicado a recopilar fotos, por lo que la primera foto de la izquierda (tomada por Mark Menjivar) es de 20x200, un sitio web especializado en impresiones artísticas asequibles. "La foto realmente me atrapó y tenía que tenerla", escribió Eli. "Los dos más pequeños fueron regalos de cumpleaños de mi papá". Los dos últimos están firmados por J Brooks.

Jessica Chou

Otra foto de Detroit del padre de los Sussman se exhibe encima de un Ulises libro. "Probablemente esté sintiendo una tendencia aquí ... He comenzado a recopilar fotografías, así que últimamente ha sido una especie de tendencia de regalo de cumpleaños", escribió Eli.

Jessica Chou

Los hermanos trabajaron en su segundo libro de cocina (ahora disponible en línea y en tiendas) durante aproximadamente un año, probando cada receta entre sus trabajos habituales. "Es asombroso tener a otra persona que cocina profesionalmente que es tu hermano", escribió Eli, "para que sepas que puedes confiar para decirles cualquier cosa y que se quedará en la habitación si es necesario".


Cómo hacer una barbacoa como Eli y Max Sussman

Durante una residencia de chef en los Hamptons, Eli y Max Sussman organizan una barbacoa que es tan divertida como una comida al aire libre en un campamento de verano.

Era una tarde perfecta de julio, y los chefs Eli y Max Sussman se enfrentaban en una acalorada ronda de ping-pong que sugería una larga historia familiar con el deporte. Los dos hermanos estaban tomando un descanso de la barbacoa en Ruschmeyer & aposs, el hotel y restaurante en Montauk donde hicieron una residencia de cocina el verano pasado. Fundado en los años 50 en la punta de Nueva York y aposs Long Island y renovado con estilo hace unos años, Ruschmeyer & aposs es como un campamento de verano para adultos: cabañas de cedro rodean un césped (también conocido como The Magic Garden) salpicado de parrillas, fogatas, hamacas y un tipi de gran tamaño. El lugar podría estar sacado de Baile sucio& # x2014solo la multitud es una muestra representativa de surfistas tatuados y mariposas sociales.

Siempre los anfitriones, los hermanos Sussman ofrecían hamburguesas vegetarianas con pimentón para sus invitados en una fiesta improvisada por la tarde. También en el menú: una versión de los kebabs del Medio Oriente llamados kofta, hechos con bacalao local y servidos en un pan de brioche para perros calientes. El té helado con cardamomo y agua de rosas encaja en el tema del Medio Oriente. & quot; Es & aposs la bebida veraniega perfecta & quot; dice Eli, & quot; con mucho carácter & quot & # x2014, al igual que los propios Sussman. Ellos y aposve han estado revolucionando el mundo de la comida desde que comenzaron a cocinar en Brooklyn & aposs Mile End deli (Eli) y Roberta & aposs (Max) y comenzaron a publicar libros de cocina irreverentes con títulos inexpresivos como Este es un libro de cocina y El mejor libro de cocina de todos los tiempos.

Bienvenido al paraíso, estilo Sussman. Ruschmeyer & aposs se ha convertido en un lugar de moda de los Hamptons gracias a su atmósfera lúdica, las hermosas vistas de Fort Pond y la filosofía de la granja a la mesa y un espíritu que comparten los Sussman. La fiesta de los hermanos y apos en The Magic Garden resultó ser el escaparate ideal para su versión única de la cocina del Medio Oriente, que se exhibe durante todo el año en Samesa, su stand en el salón de cerveza Berg & aposn en Brooklyn y aposs en el emergente vecindario de Crown Heights.

"Usamos la generosidad de Montauk e hicimos un menú realmente genial con él, tomando una inspiración de temática mediterránea y del Medio Oriente & # x2013, pero siendo superlocales con los ingredientes", explica Max. El dúo forjó relaciones directas con los agricultores y pescadores de la zona, que proporcionaron de todo, desde strippers recién salidos del muelle hasta tomates reliquia de color caramelo.

Pasar la temporada en Ruschmeyer & aposs fue un flashback para los Sussman, que crecieron yendo a un campamento de verano en Three Rivers, Michigan. Como adultos, fueron contratados para trabajar en la cocina del campamento, con Max, de 22 años, a cargo y Eli, de 20, como su fiel ayudante de cocina. La ideología culinaria que forjaron allí perdura hoy. "Los niños estaban acostumbrados a los nuggets de pollo y los sándwiches de mantequilla de maní", dice Eli. & quot; Intentamos hacer comida de verdad y entusiasmarlos con ella. Estábamos horneando panes, haciendo banquetes indios, asando pollos.

Cocinar en la cada vez más (y a veces ensordecedora) ciudad costera de Montauk fue un cambio en la zona rural de Michigan, pero las experiencias tienen sus paralelos. "Llega el verano, te quitas la piel de ciudad y puedes reinventarte en el bosque", dice Eli.

Para los Sussman, la buena comida debería tener el mismo atractivo elemental, ya sea que la preparen en Brooklyn o en la playa. Max explica: "Salir a comer no debería ser demasiado serio o intelectual". Debería ser divertido.


Cómo hacer una barbacoa como Eli y Max Sussman

Durante una residencia de chef en los Hamptons, Eli y Max Sussman organizan una barbacoa que es tan divertida como una comida al aire libre en un campamento de verano.

Era una perfecta tarde de julio, y los chefs Eli y Max Sussman se enfrentaban en una acalorada ronda de ping-pong que sugería una larga historia familiar con el deporte. Los dos hermanos estaban tomando un descanso de la barbacoa en Ruschmeyer & aposs, el hotel y restaurante en Montauk donde hicieron una residencia de cocina el verano pasado. Fundado en los años 50 en la punta de Nueva York y aposs Long Island y renovado con estilo hace unos años, Ruschmeyer & aposs es como un campamento de verano para adultos: cabañas de cedro rodean un césped (también conocido como The Magic Garden) salpicado de parrillas, fogatas, hamacas y un tipi de gran tamaño. El lugar podría estar sacado de Baile sucio& # x2014solo la multitud es una muestra representativa de surfistas tatuados y mariposas sociales.

Siempre los anfitriones, los hermanos Sussman ofrecían hamburguesas vegetarianas con pimentón para sus invitados en una fiesta improvisada por la tarde. También en el menú: una versión de los kebabs del Medio Oriente llamados kofta, hechos con bacalao local y servidos en un pan de brioche para perros calientes. El té helado con cardamomo y agua de rosas encaja en el tema del Medio Oriente. & quot; Es & aposs la bebida veraniega perfecta & quot; dice Eli, & quot; con mucho carácter & quot & # x2014, al igual que los propios Sussman. Ellos y aposve han estado revolucionando el mundo de la comida desde que comenzaron a cocinar en Brooklyn & aposs Mile End deli (Eli) y Roberta & aposs (Max) y comenzaron a publicar libros de cocina irreverentes con títulos inexpresivos como Este es un libro de cocina y El mejor libro de cocina de todos los tiempos.

Bienvenido al paraíso, estilo Sussman. Ruschmeyer & aposs se ha convertido en un lugar de moda de los Hamptons gracias a su atmósfera lúdica, las hermosas vistas de Fort Pond y la filosofía de la granja a la mesa y un espíritu que comparten los Sussman. La fiesta de los hermanos y apos en The Magic Garden resultó ser el escaparate ideal para su versión única de la cocina del Medio Oriente, que se exhibe durante todo el año en Samesa, su stand en el salón de cerveza Berg & aposn en Brooklyn y aposs en el emergente vecindario de Crown Heights.

"Usamos la generosidad de Montauk e hicimos un menú realmente genial con él, tomando una inspiración de temática mediterránea y del Medio Oriente & # x2013, pero siendo superlocales con los ingredientes", explica Max. El dúo forjó relaciones directas con los agricultores y pescadores de la zona, que proporcionaron de todo, desde strippers recién salidos del muelle hasta tomates reliquia de color caramelo.

Pasar la temporada en Ruschmeyer & aposs fue un flashback para los Sussman, que crecieron yendo a un campamento de verano en Three Rivers, Michigan. Como adultos, fueron contratados para trabajar en la cocina del campamento, con Max, de 22 años, a cargo y Eli, de 20, como su fiel ayudante de cocina. La ideología culinaria que forjaron allí perdura hoy. "Los niños estaban acostumbrados a los nuggets de pollo y los sándwiches de mantequilla de maní", dice Eli. & quot; Intentamos hacer comida de verdad y entusiasmarlos con ella. Estábamos horneando panes, haciendo banquetes indios, asando pollos.

Cocinar en la cada vez más animada (y a veces ensordecedora) ciudad costera de Montauk fue un pequeño cambio con respecto a la zona rural de Michigan, pero las experiencias tienen sus paralelos. "Llega el verano, te quitas la piel de ciudad y puedes reinventarte en el bosque", dice Eli.

Para los Sussman, la buena comida debería tener el mismo atractivo elemental, ya sea que la preparen en Brooklyn o en la playa. Max explica: & quot; Salir a comer no debería ser demasiado serio o intelectual & # x2014; debería ser divertido & quot.


Cómo hacer una barbacoa como Eli y Max Sussman

Durante una residencia de chef en los Hamptons, Eli y Max Sussman organizan una barbacoa que es tan divertida como una comida al aire libre en un campamento de verano.

Era una perfecta tarde de julio, y los chefs Eli y Max Sussman se enfrentaban en una acalorada ronda de ping-pong que sugería una larga historia familiar con el deporte. Los dos hermanos estaban tomando un descanso de la barbacoa en Ruschmeyer & aposs, el hotel y restaurante en Montauk donde hicieron una residencia de cocina el verano pasado. Fundado en los años 50 en la punta de Nueva York y aposs Long Island y renovado con estilo hace unos años, Ruschmeyer & aposs es como un campamento de verano para adultos: cabañas de cedro rodean un césped (también conocido como The Magic Garden) salpicado de parrillas, fogatas, hamacas y un tipi de gran tamaño. El lugar podría estar sacado de Baile sucio& # x2014solo la multitud es una muestra representativa de surfistas tatuados y mariposas sociales.

Siempre los anfitriones, los hermanos Sussman ofrecían hamburguesas vegetarianas con pimentón para sus invitados en una fiesta improvisada por la tarde. También en el menú: una versión de los kebabs del Medio Oriente llamados kofta, hechos con bacalao local y servidos en un pan de brioche para perros calientes. El té helado con cardamomo y agua de rosas encaja en el tema del Medio Oriente. & quot; Es & aposs la bebida veraniega perfecta & quot; dice Eli, & quot; con mucho carácter & quot & # x2014, al igual que los propios Sussman. Ellos y aposve han estado revolucionando el mundo de la comida desde que comenzaron a cocinar en Brooklyn & aposs Mile End deli (Eli) y Roberta & aposs (Max) y comenzaron a publicar libros de cocina irreverentes con títulos inexpresivos como Este es un libro de cocina y El mejor libro de cocina de todos los tiempos.

Bienvenido al paraíso, estilo Sussman. Ruschmeyer & aposs se ha convertido en un lugar de moda de los Hamptons gracias a su atmósfera lúdica, las hermosas vistas de Fort Pond y la filosofía de la granja a la mesa y un espíritu que comparten los Sussman. La fiesta de los hermanos y apos en The Magic Garden resultó ser el escaparate ideal para su versión única de la cocina del Medio Oriente, que se exhibe durante todo el año en Samesa, su stand en el salón de cerveza Berg & aposn en Brooklyn y aposs en el emergente vecindario de Crown Heights.

"Usamos la generosidad de Montauk e hicimos un menú realmente genial con él, tomando una inspiración de temática mediterránea y del Medio Oriente & # x2013, pero siendo superlocales con los ingredientes", explica Max. El dúo forjó relaciones directas con los agricultores y pescadores de la zona, que proporcionaron de todo, desde strippers recién salidos del muelle hasta tomates reliquia de color caramelo.

Pasar la temporada en Ruschmeyer & aposs fue un flashback para los Sussman, quienes crecieron yendo a un campamento de verano en Three Rivers, Michigan. De adultos, fueron contratados para trabajar en la cocina del campamento, con Max, de 22 años, a cargo y Eli, de 20, como su fiel ayudante de cocina. La ideología culinaria que forjaron allí perdura hoy. "Los niños estaban acostumbrados a los nuggets de pollo y los sándwiches de mantequilla de maní", dice Eli. "Intentamos hacer comida de verdad y entusiasmarlos. Estábamos horneando panes, haciendo banquetes indios, asando pollos.

Cocinar en la cada vez más (y a veces ensordecedora) ciudad costera de Montauk fue un cambio en la zona rural de Michigan, pero las experiencias tienen sus paralelos. "Llega el verano, te quitas la piel de ciudad y puedes reinventarte en el bosque", dice Eli.

Para los Sussman, la buena comida debería tener el mismo atractivo elemental, ya sea que la preparen en Brooklyn o en la playa. Max explica: "Salir a comer no debería ser demasiado serio o intelectual". Debería ser divertido.


Cómo hacer una barbacoa como Eli y Max Sussman

Durante una residencia de chef en los Hamptons, Eli y Max Sussman organizan una barbacoa que es tan divertida como una comida al aire libre en un campamento de verano.

Era una tarde perfecta de julio, y los chefs Eli y Max Sussman se enfrentaban en una acalorada ronda de ping-pong que sugería una larga historia familiar con el deporte. Los dos hermanos estaban tomando un descanso de la barbacoa en Ruschmeyer & aposs, el hotel y restaurante en Montauk donde hicieron una residencia de cocina el verano pasado. Fundado en los años 50 en la punta de Nueva York y aposs Long Island y renovado con estilo hace unos años, Ruschmeyer & aposs es como un campamento de verano para adultos: cabañas de cedro rodean un césped (también conocido como The Magic Garden) salpicado de parrillas, fogatas, hamacas y un tipi de gran tamaño. El lugar podría estar sacado de Baile sucio& # x2014solo la multitud es una muestra representativa de surfistas tatuados y mariposas sociales.

Siempre los anfitriones, los hermanos Sussman ofrecían hamburguesas vegetarianas con pimentón para sus invitados en una fiesta improvisada por la tarde. También en el menú: una versión de los kebabs del Medio Oriente llamados kofta, hechos con bacalao local y servidos en un pan de brioche para perros calientes. El té helado con cardamomo y agua de rosas encaja en el tema del Medio Oriente. & quot; Es & apos; la bebida veraniega perfecta & quot; dice Eli, & quot; con mucho carácter & quot & # x2014, al igual que los propios Sussman. Ellos y aposve han estado revolucionando el mundo de la comida desde que comenzaron a cocinar en Brooklyn & aposs Mile End deli (Eli) y Roberta & aposs (Max) y comenzaron a publicar libros de cocina irreverentes con títulos inexpresivos como Este es un libro de cocina y El mejor libro de cocina de todos los tiempos.

Bienvenido al paraíso, estilo Sussman. Ruschmeyer & aposs se ha convertido en un lugar de moda de los Hamptons gracias a su atmósfera lúdica, las hermosas vistas de Fort Pond y la filosofía de la granja a la mesa y un espíritu que comparten los Sussman. La fiesta de los hermanos y apos en The Magic Garden resultó ser el escaparate ideal para su versión única de la cocina del Medio Oriente, que se exhibe durante todo el año en Samesa, su stand en el salón de cerveza Berg & aposn en Brooklyn y aposs en el emergente vecindario de Crown Heights.

"Usamos la generosidad de Montauk e hicimos un menú realmente genial con él, tomando una inspiración de temática mediterránea y del Medio Oriente & # x2013, pero siendo superlocales con los ingredientes", explica Max. El dúo forjó relaciones directas con los agricultores y pescadores de la zona, que proporcionaron de todo, desde strippers recién salidos del muelle hasta tomates reliquia de color caramelo.

Pasar la temporada en Ruschmeyer & aposs fue un flashback para los Sussman, quienes crecieron yendo a un campamento de verano en Three Rivers, Michigan. Como adultos, fueron contratados para trabajar en la cocina del campamento, con Max, de 22 años, a cargo y Eli, de 20, como su fiel ayudante de cocina. La ideología culinaria que forjaron allí perdura hoy. "Los niños estaban acostumbrados a los nuggets de pollo y los sándwiches de mantequilla de maní", dice Eli. "Intentamos hacer comida de verdad y entusiasmarlos. Estábamos horneando panes, haciendo banquetes indios, asando pollos.

Cocinar en la cada vez más (y a veces ensordecedora) ciudad costera de Montauk fue un cambio en la zona rural de Michigan, pero las experiencias tienen sus paralelos. "Llega el verano, te quitas la piel de ciudad y puedes reinventarte en el bosque", dice Eli.

Para los Sussman, la buena comida debería tener el mismo atractivo elemental, ya sea que la preparen en Brooklyn o en la playa. Max explica: & quot; Salir a comer no debería ser demasiado serio o intelectual & # x2014; debería ser divertido & quot.


Cómo hacer una barbacoa como Eli y Max Sussman

Durante una residencia de chef en los Hamptons, Eli y Max Sussman organizan una barbacoa que es tan divertida como una comida al aire libre en un campamento de verano.

Era una tarde perfecta de julio, y los chefs Eli y Max Sussman se enfrentaban en una acalorada ronda de ping-pong que sugería una larga historia familiar con el deporte. Los dos hermanos estaban tomando un descanso de la barbacoa en Ruschmeyer & aposs, el hotel y restaurante en Montauk donde hicieron una residencia de cocina el verano pasado. Fundado en los años 50 en la punta de Nueva York y aposs Long Island y renovado con estilo hace unos años, Ruschmeyer & aposs es como un campamento de verano para adultos: cabañas de cedro rodean un césped (también conocido como The Magic Garden) salpicado de parrillas, fogatas, hamacas y un tipi de gran tamaño. El lugar podría estar sacado de Baile sucio& # x2014solo la multitud es una muestra representativa de surfistas tatuados y mariposas sociales.

Siempre los anfitriones, los hermanos Sussman ofrecían hamburguesas vegetarianas con pimentón para sus invitados en una fiesta improvisada por la tarde. También en el menú: una versión de los kebabs del Medio Oriente llamados kofta, hechos con bacalao local y servidos en un pan de brioche para perros calientes. El té helado con cardamomo y agua de rosas encaja en el tema del Medio Oriente. & quot; Es & aposs la bebida veraniega perfecta & quot; dice Eli, & quot; con mucho carácter & quot & # x2014, al igual que los propios Sussman. Ellos y aposve han estado revolucionando el mundo de la comida desde que comenzaron a cocinar en Brooklyn & aposs Mile End deli (Eli) y Roberta & aposs (Max) y comenzaron a publicar libros de cocina irreverentes con títulos inexpresivos como Este es un libro de cocina y El mejor libro de cocina de todos los tiempos.

Bienvenido al paraíso, estilo Sussman. Ruschmeyer & aposs se ha convertido en un lugar de moda de los Hamptons gracias a su atmósfera lúdica, las hermosas vistas de Fort Pond y la filosofía de la granja a la mesa y un espíritu que comparten los Sussman. La fiesta de los hermanos y apos en The Magic Garden resultó ser el escaparate ideal para su versión única de la cocina del Medio Oriente, que se exhibe durante todo el año en Samesa, su stand en el salón de cerveza Berg & aposn en Brooklyn y aposs en el emergente vecindario de Crown Heights.

"Usamos la generosidad de Montauk e hicimos un menú realmente genial con él, tomando una inspiración de temática mediterránea y del Medio Oriente & # x2013, pero siendo superlocales con los ingredientes", explica Max. El dúo forjó relaciones directas con los agricultores y pescadores de la zona, que proporcionaron de todo, desde strippers recién salidos del muelle hasta tomates reliquia de color caramelo.

Pasar la temporada en Ruschmeyer & aposs fue un flashback para los Sussman, que crecieron yendo a un campamento de verano en Three Rivers, Michigan. Como adultos, fueron contratados para trabajar en la cocina del campamento, con Max, de 22 años, a cargo y Eli, de 20, como su fiel ayudante de cocina. La ideología culinaria que forjaron allí perdura hoy. "Los niños estaban acostumbrados a los nuggets de pollo y los sándwiches de mantequilla de maní", dice Eli. & quot; Intentamos hacer comida de verdad y entusiasmarlos con ella. Estábamos horneando panes, haciendo banquetes indios, asando pollos.

Cocinar en la cada vez más (y a veces ensordecedora) ciudad costera de Montauk fue un cambio en la zona rural de Michigan, pero las experiencias tienen sus paralelos. "Llega el verano, te quitas la piel de ciudad y puedes reinventarte en el bosque", dice Eli.

Para los Sussman, la buena comida debería tener el mismo atractivo elemental, ya sea que la preparen en Brooklyn o en la playa. Max explica: "Salir a comer no debería ser demasiado serio o intelectual". Debería ser divertido.


Cómo hacer una barbacoa como Eli y Max Sussman

Durante una residencia de chef en los Hamptons, Eli y Max Sussman organizan una barbacoa que es tan divertida como una comida al aire libre en un campamento de verano.

Era una perfecta tarde de julio, y los chefs Eli y Max Sussman se enfrentaban en una acalorada ronda de ping-pong que sugería una larga historia familiar con el deporte. Los dos hermanos estaban tomando un descanso de la barbacoa en Ruschmeyer & aposs, el hotel y restaurante en Montauk donde hicieron una residencia de cocina el verano pasado. Fundado en los años 50 en la punta de Nueva York y aposs Long Island y renovado con estilo hace unos años, Ruschmeyer & aposs es como un campamento de verano para adultos: cabañas de cedro rodean un césped (también conocido como The Magic Garden) salpicado de parrillas, fogatas, hamacas y un tipi de gran tamaño. El lugar podría estar sacado de Baile sucio& # x2014solo la multitud es una muestra representativa de surfistas tatuados y mariposas sociales.

Siempre los anfitriones, los hermanos Sussman ofrecían hamburguesas vegetarianas con pimentón para sus invitados en una fiesta improvisada por la tarde. También en el menú: una versión de los kebabs del Medio Oriente llamados kofta, hechos con bacalao local y servidos en un pan de brioche para perros calientes. El té helado con cardamomo y agua de rosas encaja en el tema del Medio Oriente. & quot; Es & apos; la bebida veraniega perfecta & quot; dice Eli, & quot; con mucho carácter & quot & # x2014, al igual que los propios Sussman. Ellos y aposve han estado revolucionando el mundo de la comida desde que comenzaron a cocinar en Brooklyn & aposs Mile End deli (Eli) y Roberta & aposs (Max) y comenzaron a publicar libros de cocina irreverentes con títulos inexpresivos como Este es un libro de cocina y El mejor libro de cocina de todos los tiempos.

Bienvenido al paraíso, estilo Sussman. Ruschmeyer & aposs se ha convertido en un lugar de moda de los Hamptons gracias a su atmósfera lúdica, las hermosas vistas de Fort Pond y la filosofía de la granja a la mesa y un espíritu que comparten los Sussman. La fiesta de los hermanos y apos en The Magic Garden resultó ser el escaparate ideal para su versión única de la cocina del Medio Oriente, que se exhibe durante todo el año en Samesa, su stand en el salón de cerveza Berg & aposn en Brooklyn y aposs en el emergente vecindario de Crown Heights.

"Usamos la generosidad de Montauk e hicimos un menú realmente genial con él, tomando una inspiración de temática mediterránea y del Medio Oriente & # x2013, pero siendo superlocales con los ingredientes", explica Max. El dúo forjó relaciones directas con los agricultores y pescadores de la zona, que proporcionaron de todo, desde strippers recién salidos del muelle hasta tomates reliquia de color caramelo.

Pasar la temporada en Ruschmeyer & aposs fue un flashback para los Sussman, quienes crecieron yendo a un campamento de verano en Three Rivers, Michigan. Como adultos, fueron contratados para trabajar en la cocina del campamento, con Max, de 22 años, a cargo y Eli, de 20, como su fiel ayudante de cocina. La ideología culinaria que forjaron allí perdura hoy. "Los niños estaban acostumbrados a los nuggets de pollo y los sándwiches de mantequilla de maní", dice Eli. & quot; Intentamos hacer comida de verdad y entusiasmarlos con ella. Estábamos horneando panes, haciendo banquetes indios, asando pollos.

Cocinar en la cada vez más (y a veces ensordecedora) ciudad costera de Montauk fue un cambio en la zona rural de Michigan, pero las experiencias tienen sus paralelos. "Llega el verano, te quitas la piel de ciudad y puedes reinventarte en el bosque", dice Eli.

Para los Sussman, la buena comida debería tener el mismo atractivo elemental, ya sea que la preparen en Brooklyn o en la playa. Max explica: "Salir a comer no debería ser demasiado serio o intelectual". Debería ser divertido.


Cómo hacer una barbacoa como Eli y Max Sussman

Durante una residencia de chef en los Hamptons, Eli y Max Sussman organizan una barbacoa que es tan divertida como una comida al aire libre en un campamento de verano.

Era una perfecta tarde de julio, y los chefs Eli y Max Sussman se enfrentaban en una acalorada ronda de ping-pong que sugería una larga historia familiar con el deporte. Los dos hermanos estaban tomando un descanso de la barbacoa en Ruschmeyer & aposs, el hotel y restaurante en Montauk donde hicieron una residencia de cocina el verano pasado. Fundado en los años 50 en la punta de Nueva York y aposs Long Island y renovado con estilo hace unos años, Ruschmeyer & aposs es como un campamento de verano para adultos: cabañas de cedro rodean un césped (también conocido como The Magic Garden) salpicado de parrillas, fogatas, hamacas y un tipi de gran tamaño. El lugar podría estar sacado de Baile sucio& # x2014solo la multitud es una muestra representativa de surfistas tatuados y mariposas sociales.

Siempre los anfitriones, los hermanos Sussman ofrecían hamburguesas vegetarianas con pimentón para sus invitados en una fiesta improvisada por la tarde. También en el menú: una versión de los kebabs del Medio Oriente llamados kofta, hechos con bacalao local y servidos en un panecillo brioche para perros calientes. El té helado con cardamomo y agua de rosas encaja en el tema del Medio Oriente. & quot; Es & apos; la bebida veraniega perfecta & quot; dice Eli, & quot; con mucho carácter & quot & # x2014, al igual que los propios Sussman. Ellos y aposve han estado revolucionando el mundo de la comida desde que comenzaron a cocinar en Brooklyn & aposs Mile End deli (Eli) y Roberta & aposs (Max) y comenzaron a publicar libros de cocina irreverentes con títulos inexpresivos como Este es un libro de cocina y El mejor libro de cocina de todos los tiempos.

Bienvenido al paraíso, estilo Sussman. Ruschmeyer & aposs se ha convertido en un lugar de moda de los Hamptons gracias a su atmósfera lúdica, las hermosas vistas de Fort Pond y la filosofía de la granja a la mesa y un espíritu que comparten los Sussman. La fiesta de los hermanos y apos en The Magic Garden resultó ser el escaparate ideal para su versión única de la cocina del Medio Oriente, que se exhibe durante todo el año en Samesa, su stand en el salón de cerveza Berg & aposn en Brooklyn y aposs en el emergente vecindario de Crown Heights.

"Usamos la generosidad de Montauk e hicimos un menú realmente genial con él, tomando una inspiración de temática mediterránea y del Medio Oriente & # x2013, pero siendo superlocales con los ingredientes", explica Max. El dúo forjó relaciones directas con los agricultores y pescadores de la zona, que proporcionaron de todo, desde strippers recién salidos del muelle hasta tomates reliquia de color caramelo.

Pasar la temporada en Ruschmeyer & aposs fue un flashback para los Sussman, que crecieron yendo a un campamento de verano en Three Rivers, Michigan. De adultos, fueron contratados para trabajar en la cocina del campamento, con Max, de 22 años, a cargo y Eli, de 20, como su fiel ayudante de cocina. La ideología culinaria que forjaron allí perdura hoy. "Los niños estaban acostumbrados a los nuggets de pollo y los sándwiches de mantequilla de maní", dice Eli. "Intentamos hacer comida de verdad y hacer que se entusiasmen con ella. Estábamos horneando panes, haciendo banquetes indios, asando pollos.

Cocinar en la cada vez más (y a veces ensordecedora) ciudad costera de Montauk fue un cambio en la zona rural de Michigan, pero las experiencias tienen sus paralelos. "Llega el verano, te quitas la piel de ciudad y puedes reinventarte en el bosque", dice Eli.

Para los Sussman, la buena comida debería tener el mismo atractivo elemental, ya sea que la preparen en Brooklyn o en la playa. Max explica: & quot; Salir a comer no debería ser demasiado serio o intelectual & # x2014; debería ser divertido & quot.


Cómo hacer una barbacoa como Eli y Max Sussman

Durante una residencia de chef en los Hamptons, Eli y Max Sussman organizan una barbacoa que es tan divertida como una comida al aire libre en un campamento de verano.

Era una perfecta tarde de julio, y los chefs Eli y Max Sussman se enfrentaban en una acalorada ronda de ping-pong que sugería una larga historia familiar con el deporte. Los dos hermanos estaban tomando un descanso de la barbacoa en Ruschmeyer & aposs, el hotel y restaurante en Montauk donde hicieron una residencia de cocina el verano pasado. Fundado en los años 50 en la punta de Nueva York y aposs Long Island y renovado con estilo hace unos años, Ruschmeyer & aposs es como un campamento de verano para adultos: cabañas de cedro rodean un césped (también conocido como The Magic Garden) salpicado de parrillas, fogatas, hamacas y un tipi de gran tamaño. El lugar podría estar sacado de Baile sucio& # x2014solo la multitud es una muestra representativa de surfistas tatuados y mariposas sociales.

Siempre los anfitriones, los hermanos Sussman ofrecían hamburguesas vegetarianas con pimentón para sus invitados en una fiesta improvisada por la tarde. Also on the menu: a version of the Middle Eastern kebabs called kofta, made from local cod and served on a brioche hot dog bun. Iced tea spiked with cardamom and rosewater fit into the Middle Eastern theme. "It&aposs the perfect summery drink," says Eli, "with a lot of character"—just like the Sussmans themselves. They&aposve been shaking up the food world ever since they started cooking at Brooklyn&aposs Mile End deli (Eli) and Roberta&aposs (Max) and began publishing irreverent cookbooks with deadpan titles like This Is a Cookbook y Best Cookbook Ever.

Welcome to paradise, Sussman style. Ruschmeyer&aposs has become a Hamptons hot spot thanks to its playful atmosphere, gorgeous views of Fort Pond and farm-to-table philosophy𠅊n ethos the Sussmans share. The brothers&apos party in The Magic Garden turned out to be the ideal showcase for their unique take on Middle Eastern cuisine, which is on year-round display at Samesa, their stand at the Berg&aposn beer hall in Brooklyn&aposs emerging Crown Heights neighborhood.

"We used the bounty of Montauk and did a really cool menu with it, taking a Mediterranean- and Middle Eastern–themed inspiration but being superlocal with ingredients," explains Max. The duo forged direct relationships with area farmers and fishermen, who provided everything from stripers fresh off the dock to candy-colored heirloom tomatoes.

Spending the season at Ruschmeyer&aposs was a flashback for the Sussmans, who grew up going to summer camp in Three Rivers, Michigan. As adults they were hired to work in the camp kitchen, with then 22-year-old Max in charge and 20-year-old Eli as his trusty sous-chef. The culinary ideology they carved out there endures today. "The kids were used to chicken nuggets and peanut butter sandwiches," says Eli. "We tried to make real food and get them excited about it. We were baking breads, making Indian feasts, roasting chickens."

Cooking in the increasingly (and sometimes deafeningly) buzzy beach town of Montauk was a bit of a change from rural Michigan, but the experiences have their parallels. "Summer comes around, you sort of shed your city skin and can reinvent yourself out in the woods," says Eli.

For the Sussmans, great food should have the same elemental appeal, whether prepared in Brooklyn or by the beach. Explains Max, "Going out to eat shouldn&apost be superserious or intellectual—it should be fun."


How to Throw a Barbecue Like Eli and Max Sussman

During a chef residency in the Hamptons, Eli and Max Sussman host a barbecue that's as fun as a summer-camp cookout.

It was a perfect July afternoon, and the chefs Eli and Max Sussman were facing off in a heated round of Ping-Pong that suggested a long family history with the sport. The two brothers were taking a break from barbecue duty at Ruschmeyer&aposs, the hotel and restaurant in Montauk where they did a cooking residency last summer. Founded in the &apos50s at the tip of New York&aposs Long Island and stylishly revamped a few years ago, Ruschmeyer&aposs is like a summer camp for adults: Cedar cabins surround a lawn (a.k.a. The Magic Garden) dotted with grills, fire pits, hammocks and an oversize tepee. The place could be straight out of Baile sucio—only the crowd is a cross section of tattooed surfers and social butterflies.

Ever the hosts, the Sussman brothers were flipping paprika-spiked veggie burgers for their guests at an impromptu afternoon party. Also on the menu: a version of the Middle Eastern kebabs called kofta, made from local cod and served on a brioche hot dog bun. Iced tea spiked with cardamom and rosewater fit into the Middle Eastern theme. "It&aposs the perfect summery drink," says Eli, "with a lot of character"—just like the Sussmans themselves. They&aposve been shaking up the food world ever since they started cooking at Brooklyn&aposs Mile End deli (Eli) and Roberta&aposs (Max) and began publishing irreverent cookbooks with deadpan titles like This Is a Cookbook y Best Cookbook Ever.

Welcome to paradise, Sussman style. Ruschmeyer&aposs has become a Hamptons hot spot thanks to its playful atmosphere, gorgeous views of Fort Pond and farm-to-table philosophy𠅊n ethos the Sussmans share. The brothers&apos party in The Magic Garden turned out to be the ideal showcase for their unique take on Middle Eastern cuisine, which is on year-round display at Samesa, their stand at the Berg&aposn beer hall in Brooklyn&aposs emerging Crown Heights neighborhood.

"We used the bounty of Montauk and did a really cool menu with it, taking a Mediterranean- and Middle Eastern–themed inspiration but being superlocal with ingredients," explains Max. The duo forged direct relationships with area farmers and fishermen, who provided everything from stripers fresh off the dock to candy-colored heirloom tomatoes.

Spending the season at Ruschmeyer&aposs was a flashback for the Sussmans, who grew up going to summer camp in Three Rivers, Michigan. As adults they were hired to work in the camp kitchen, with then 22-year-old Max in charge and 20-year-old Eli as his trusty sous-chef. The culinary ideology they carved out there endures today. "The kids were used to chicken nuggets and peanut butter sandwiches," says Eli. "We tried to make real food and get them excited about it. We were baking breads, making Indian feasts, roasting chickens."

Cooking in the increasingly (and sometimes deafeningly) buzzy beach town of Montauk was a bit of a change from rural Michigan, but the experiences have their parallels. "Summer comes around, you sort of shed your city skin and can reinvent yourself out in the woods," says Eli.

For the Sussmans, great food should have the same elemental appeal, whether prepared in Brooklyn or by the beach. Explains Max, "Going out to eat shouldn&apost be superserious or intellectual—it should be fun."


How to Throw a Barbecue Like Eli and Max Sussman

During a chef residency in the Hamptons, Eli and Max Sussman host a barbecue that's as fun as a summer-camp cookout.

It was a perfect July afternoon, and the chefs Eli and Max Sussman were facing off in a heated round of Ping-Pong that suggested a long family history with the sport. The two brothers were taking a break from barbecue duty at Ruschmeyer&aposs, the hotel and restaurant in Montauk where they did a cooking residency last summer. Founded in the &apos50s at the tip of New York&aposs Long Island and stylishly revamped a few years ago, Ruschmeyer&aposs is like a summer camp for adults: Cedar cabins surround a lawn (a.k.a. The Magic Garden) dotted with grills, fire pits, hammocks and an oversize tepee. The place could be straight out of Baile sucio—only the crowd is a cross section of tattooed surfers and social butterflies.

Ever the hosts, the Sussman brothers were flipping paprika-spiked veggie burgers for their guests at an impromptu afternoon party. Also on the menu: a version of the Middle Eastern kebabs called kofta, made from local cod and served on a brioche hot dog bun. Iced tea spiked with cardamom and rosewater fit into the Middle Eastern theme. "It&aposs the perfect summery drink," says Eli, "with a lot of character"—just like the Sussmans themselves. They&aposve been shaking up the food world ever since they started cooking at Brooklyn&aposs Mile End deli (Eli) and Roberta&aposs (Max) and began publishing irreverent cookbooks with deadpan titles like This Is a Cookbook y Best Cookbook Ever.

Welcome to paradise, Sussman style. Ruschmeyer&aposs has become a Hamptons hot spot thanks to its playful atmosphere, gorgeous views of Fort Pond and farm-to-table philosophy𠅊n ethos the Sussmans share. The brothers&apos party in The Magic Garden turned out to be the ideal showcase for their unique take on Middle Eastern cuisine, which is on year-round display at Samesa, their stand at the Berg&aposn beer hall in Brooklyn&aposs emerging Crown Heights neighborhood.

"We used the bounty of Montauk and did a really cool menu with it, taking a Mediterranean- and Middle Eastern–themed inspiration but being superlocal with ingredients," explains Max. The duo forged direct relationships with area farmers and fishermen, who provided everything from stripers fresh off the dock to candy-colored heirloom tomatoes.

Spending the season at Ruschmeyer&aposs was a flashback for the Sussmans, who grew up going to summer camp in Three Rivers, Michigan. As adults they were hired to work in the camp kitchen, with then 22-year-old Max in charge and 20-year-old Eli as his trusty sous-chef. The culinary ideology they carved out there endures today. "The kids were used to chicken nuggets and peanut butter sandwiches," says Eli. "We tried to make real food and get them excited about it. We were baking breads, making Indian feasts, roasting chickens."

Cooking in the increasingly (and sometimes deafeningly) buzzy beach town of Montauk was a bit of a change from rural Michigan, but the experiences have their parallels. "Summer comes around, you sort of shed your city skin and can reinvent yourself out in the woods," says Eli.

For the Sussmans, great food should have the same elemental appeal, whether prepared in Brooklyn or by the beach. Explains Max, "Going out to eat shouldn&apost be superserious or intellectual—it should be fun."


Ver el vídeo: 21 Chefs Presentacion (Diciembre 2021).