Nuevas recetas

No apto para los 5 bocados de Seattle para turistas

No apto para los 5 bocados de Seattle para turistas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Una ciudad muy amada por turistas y habitantes, Seattle fue una vez más conocida por una escena de rock and roll en la que se comen barras de granola y se visten de franela. Los amantes del café adoran la ciudad donde comenzó Starbucks y los amantes del pescado sueñan con el día en que podrían pescar un pez volador en Mercado de Pike Place.

Ya sea que mires al Aguja Espacial o únete el Tour Subterráneo en Pioneer Square, un viaje a Seattle es uno que abarca la naturaleza y la ciencia tanto como la comida y la bebida. Las mentes creativas y empresariales abundan en esta ciudad pionera (las sedes estadounidenses de Microsoft, Amazon y Nintendo están todas en la ciudad), que es una vibra que contagia la escena social y culinaria.

Desayuno:

Puede que hayamos luchado por la independencia de los británicos, pero algunos de nosotros somos realmente ingleses atrapados en el cuerpo de un estadounidense. ¿Hay algo más delicioso que un bollo de mantequilla caliente y una buena taza de té? (Además de una boda real, por supuesto). La tienda Crumpet en Pike Place Market sirve bollos tostados con todo tipo de aderezos salados y dulces. Piense en salmón ahumado, queso ricotta, jarabe de arce, pesto, miel y jamón. La lista es interminable. ¿Mencionamos las recargas de té gratis y la happy hour con leche? (Foto cortesía de Flickr / avis4030)

Almuerzo: Sabes cuando te preguntan: "¿Cuál sería tu última comida?" Debe responder, sin duda, "Un sándwich de albóndigas con mozzarella fresca y pimientos, bañado en salsa de ajo de Salumi. "Claro, la gente se queja de la línea de 20 minutos, pero podría decirse que eso crea una energía más emocionante al hacer el pedido y comer esa deliciosa obra maestra carnosa. Prepárate para tener dos sándwiches en mente, ya que normalmente tu primera opción se habrá vendido fuera hace horas.

Es bueno intentar llegar a tiempo para probar la lengua curada, pero el sándwich de albóndigas no es un pato cojo. El pan es espeso y si tiene acceso a un cuchillo, corte esas grandes albóndigas por la mitad antes de sumergirse. Porque perder una albóndiga sería una catástrofe.

Cena: Oaxaca, México tiene un gran reclamo culinario a la fama: la salsa de mole súper estelar, y los cocineros

a Carta de Oaxaca enorgullecen a su tocayo. El Mole Negro Oaxaqueño lanza su elección de pollo o cerdo al fondo de una piscina llena de mole. Olvídate de las bifurcaciones. Use una tortilla casera como fregona para salsa. Su queso Qaxaqueño fresco se rellena generosamente entre tortillas en sus quesadillas verdaderamente divinas antes de ser cubierto con guacamole, salsa fresca y, por supuesto, salsa de mole. El único inconveniente es que este lugar es más pequeño que un armario para ropa blanca, lo que hace que la espera para ordenar sea un desafío. Sin embargo, vale la pena. (Foto cortesía de Flickr / Rojoleon)

Bebidas: Bajando la lista de ofertas de Comedor Steelhead, este lugar se ocupará de todas sus necesidades. Ubicado justo al lado de Post Alley, en la calle del mercado de Pike Place, el Steelhead sirve mariscos cuya preparación es tan fresca como la pesca. Si los mariscos no son lo tuyo, también hay muchas opciones carnívoras o vegetarianas.

Entonces, si comer no es lo tuyo, con gusto te emborracharán con unos cócteles deliciosos, y su espectacular vista de las Montañas Olímpicas al otro lado del Sound no hará daño. Esto es lo más noroeste posible: cócteles con vista y la promesa de su pesca más fresca.

Postre: Como el helado, pero más suave, y con una infusión de yema de huevo que probablemente lo empeora, las natillas congeladas son condenadamente sabrosas. Se bate lentamente para eliminar los cristales de hielo y maximizar la sedosidad.

Y Natillas congeladas de picos lo hace fresco cada dos horas.

Su delicado proceso produce sabores estándar como vainilla y chocolate, así como los sabores del día de exalumnos que incluyen masa de galletas de mantequilla de maní, anacardo de caramelo salado y locura de malta de chocolate. Los días festivos, se vuelven atrevidos con los temas (piense en terciopelo rojo frambuesa en el Día de San Valentín y una horchata genial con chocolate abuelita el Cinco de Mayo). También almuerzan a modo de paninis y chili de verduras, pero ¿no es suficiente con las natillas congeladas? (Foto cortesía de Flickr / James Callan)


Las cinco mejores playas de Sligo y # 8230 y no todas son solo para surfistas

Sligo se ha ganado la reputación de ser capaz de ofrecer playas con surf de clase mundial. No en vano ha adquirido el título de & lsquoSurf Coast of the Wild Atlantic Way & rsquo.

El condado puede presumir de tener algunas de las olas más grandes de Irlanda, lo que atrae regularmente a profesionales del surf de todo el mundo.

Sin embargo, Yeats Country no es solo para adictos a la adrenalina que usan trajes de neopreno, ya que hay muchos lugares para pasar un día en familia. Aquí echamos un vistazo a algunos de los mejores lugares para darse un chapuzón a lo largo de la costa de Sligo.

Surfista y rsquos Paradise: Mullaghmore Beach

Esta playa tiene prácticamente de todo, desde el bullicioso pueblo de Mullaghmore hasta dunas de arena y un telón de fondo espectacular.

Las hermosas vistas son proporcionadas por la imponente vista de Ben Bulben con vistas al impresionante castillo de Classiebawn en el promontorio.

También puede visitar los hermosos bares y cafés y restaurantes junto al mar en Mullaghmore. Pero no se equivoquen, este es un destino de ensueño para surfistas y rsquos.

Tanto es así que una vez The Lonely Planet lo describió como uno de los mejores lugares del mundo para practicar surf de olas grandes.

Aventura: Strandhill

A poco más de siete km de la ciudad de Sligo se encuentra la famosa playa de Strandhill, que es otra meca para los surfistas. De hecho, el oleaje arremolinado frente a la costa es tan fuerte que está prohibido nadar en Strandhill.

Sin embargo, hay otra forma de mojarse probando los tradicionales baños de algas que se encuentran cerca. El baño de algas Voya utiliza el poder natural de las algas recolectadas a mano para hidratar profundamente la piel, aumentar la circulación y promover la curación.

Visitas a la isla: Rosses Point Beach

Si está buscando algo un poco más tranquilo, puede probar la playa con bandera azul a solo ocho km de la ciudad de Sligo. De hecho, hay tres playas de arena para elegir, lo que significa que es casi seguro que encontrará un lugar para su toalla.

Si te aburres de hacer eso, siempre existe la opción de hacer un viaje en barco a Coney Island. La isla se llama así debido a la gran cantidad de conejos que se pueden ver en la isla en cualquier momento.

Un día en familia: Culleenamore

Esta hermosa playa de arena es el lugar perfecto para un baño seguro, pero probablemente sea mejor conocida como playa para carreras de caballos.

Las carreras se han llevado a cabo allí desde mediados del siglo XIX y todavía se mantienen fuertes como parte de las carreras anuales de Culleenamore que tienen lugar en el verano.

En tiempos anteriores al COCID, habría habido un bar de marquesina completo en el lugar, música en vivo con puestos de comida que ofrecían hamburguesas a ostras y castillos hinchables para los niños.

Enniscrone de vacaciones

Enniscrone ha sido descrita como una de las playas más ordenadas y seguras de la costa oeste con una extensión impresionante de 5 km.

Tiene un número extraordinario de eventos que ofrecer, incluyendo, por supuesto, surf pero también golf, caminatas, paseos a caballo, pesca, natación y una amplia gama de campamentos de verano para los niños. Fundamentalmente, las condiciones más suaves del mar hacen de la playa un lugar ideal para aprender a surfear, por lo que encontrará varias escuelas de surf allí.

O si no quiere mojarse los pies y le apetece jugar un partido de golf, puede visitar Enniscrone Championship Golf Links con sus vistas panorámicas de la bahía de Killala, la isla Bartragh y la playa de Enniscrone.


Yelp Seattle

Iré allí el jueves para visitar (¡Woo Hoo!), Y me quedaré en Pike Place. Cualquier secreto local para bocados quizás económicos. Sé que hay un trillón de trampas para turistas, pero estaba pensando que puede haber favoritos locales escondidos en los callejones.

Lo que más me gusta comer en el mercado es Piroshky Piroshky. Fabuloso. Supongo que está en algún lugar entre la trampa para turistas y el secreto local: la gente lo sabe, y generalmente hay una línea, pero es una línea bien justificada. Realmente sabroso, bastante barato. :)

Caminaba hasta Belltown para comer durante HH.

La lista tiene un menú a mitad de precio y excelente comida. Umi (al lado de List) tiene un excelente sushi HH.

Si quieres tomar una copa en Pike Place, te recomiendo el Zig Zag Cafe.

Lusty Lady (hito histórico) ¡No te arrepentirás!

Hay un gran restaurante mexicano muy auténtico en Pike Place Hillclimb. Se llama El Puerco Lloron (El cerdo llorón) y nada en el menú supera los $ 7, todo fresco y con un excelente ambiente de cantina.

Tampoco deje pasar Pink Door ni el pub irlandés Kell.

Junto a Kell & # 39s, y mucho más un lugar de sentimiento & # 34secret & # 34, incluso si no está muy bien cuidado, se encuentra el pub White Horse Trading Company. Es un lugar diminuto que tiene una auténtica sensación de pub, como si estuvieras en uno desde hace mucho tiempo cuando esa era la sala de estar de alguien, especialmente cuando se compara relativamente con la extensa extensión cercana de Kell. . :)

Hay un trillón de lugares en esa área.
Lugares para almorzar.
Cualquier cosa en el paseo marítimo o alrededor del mercado del lucio.
Matt & # 39s mattsinthemarket.com
JP Gourmet jpgourmet.com
ART en 4Seasons fourseasons.com/seattle/…

Finalmente vi el lugar después de escuchar un trillón de cosas geniales sobre Happy Hour, pero todo es increíble para HH en esa área. maximilienrestaurant.com

Si te gusta el chocolate. Caja de chocolate sschocolatebox.com

Sé que no es ningún secreto, y SÍ, todavía soy un turista en mi propia ciudad, pero me encanta tomar un café y un croissant de frambuesa en Le Pannier justo en el mercado. Katrina, si estás cerca del mercado temprano en la mañana, te recomiendo esta panadería. Es turístico y está lleno, pero en mi opinión es un placer.

Bueno, las tiendas de Pike Street no son solo para turistas. Hay algunos buenos lugares para comer allí mismo.

Market Grill es increíble. Es difícil conseguir un asiento, y tienes que llegar temprano porque solo hacen un lote de sopa al día, y se va rápido. Deliciosos sándwiches de pescado a la parrilla:
yelp.com/biz/market-gril…

Piroshky Piroshky apareció cuando Bourdain llegó al PNW, secundo lo que dijo Brittany. Tu nariz te llevará allí. Tienen buena comida. Sinceramente, todo es turístico. No existen & # 34secretos ocultos & # 39 & # 39 como los que puede encontrar en las principales ciudades de Europa. Entiendo totalmente lo que quieres decir cuando haces esta pregunta y, para ser honesto, todo es turístico y para conseguir una buena ganga, tienes que salir de la ciudad. He encontrado lugares de reunión & # 34locales & # 34 encontrados en varias ciudades de todo el mundo, es decir, Venecia, Madrid, Sevilla, París e incluso en Roma. Simplemente no creo que ese concepto se traduzca bien en Seattle. Vivo en el centro y estoy acostumbrado a la naturaleza turística de esta ciudad.

& # 34la naturaleza turística de [el centro de Seattle, al oeste de la Quinta Avenida]. & # 34

Arreglado eso para ti. ) No hay muchos turistas en West Seattle (aunque imagino que algunos pueden desplazarse a Alki), o en muchos otros vecindarios.

Por cierto, si quieres gastar algo de $$ en una buena comida, Chez Shea es increíble, y está justo enfrente del mercado. Bonito escondite romántico en el tercer piso del edificio.

Alibi Room tiene un gran ambiente y una hora feliz bastante buena. Parece que a Yelp también le gusta. Aquí hay un par de enlaces para comprobarlo.

Si está buscando alejarse un poco de Pike Place, le sugiero que se dirija a TAT & # 39s. El mejor sándwich que he tenido en Seattle.
tatsdeli.com

¡Diviértete mientras estás aquí!

Ver listas: la mayoría de los lugares son turísticos y amigables para la ciudad, estoy allí todo el tiempo :)

¡Gracias, gracias, gracias por las recomendaciones! ¡Estoy muy emocionado de venir a tu maravillosa ciudad!

Ve a buscar pierogies en el Café Yamarka. Mmm

pollo frito en Chicken Valley

Pink Door tanto: trapecistas sobre el comedor los domingos y lunes por la noche. Bien vale la pena.

Así que está el antiguo standby de Three Girls Bakery, está en el mercado sanitario al otro lado de la calle del mercado principal, y sobre el mercado sanitario mirando directamente hacia la entrada del mercado principal está Matts in the Market, simplemente increíble. A una cuadra de Pike se encuentra la compañía de tostado de café de Seattle para una gran (pero un poco presumida) taza de café, y más arriba en la calle Pike se encuentra el conocido lugar tailandés conocido como Mai Phim, que no es una buena comida barata. Ah, y hacia el agua a lo largo de la subida de la colina de Pike Street hay un gran lugar de gelato en el primer rellano, en el siguiente rellano está el mejor almuerzo de plato mexicano loal que puedes encontrar en Seattle, El Peurco Loron. Diviértete y trae un paraguas y ropa de abrigo. ¡La semana que viene lloverá con sol y solo estará entre los 40 y los 50!


Un itinerario para visitar 7-8 restaurantes y bares.
Un mapa para darte una sensación de espacio.
Detalles del restaurante, como su dirección, horarios y precios
Consejos para evitar multitudes y tiempos de espera
Recomendaciones detalladas sobre qué pedir
Fotos dignas de babear para que sepa exactamente qué esperar
Entrevistas con los propietarios para conocer su historia y dónde comen
Recomendaciones de que hacer entre comidas
Menciones honoríficas para que personalices tu tour
Y mucho más…


20 restaurantes en el lago Chelan que puedes & # 8217t perderte

Granja Blueberry Hill

sitio web | direcciones | cocina: Americano | mejor para: desayuno

Muchos visitantes no conocen este restaurante en el lago Chelan. Eso es probablemente porque está en la costa norte de Manson, a unos 15 minutos del centro de la ciudad, la mayoría de los turistas se quedan.

Este lugar para el desayuno y el almuerzo vale la pena el viaje solo, ¡aunque te recomiendo que explores algunas de las bodegas cerca de Manson también! Es una granja de arándanos que ofrece u-pick en el verano y vende una tonelada de productos a base de arándanos en su tienda de regalos.

Pero la verdadera joya es la cafetería con un servicio amable y un delicioso menú de productos horneados y platos salados. Dos sobresalientes son el rollo de canela y arándanos y Pepe revuelto con carne molida, tocino y salchicha. Durante el verano puede haber una espera para comer aquí, así que acérquese temprano o intente visitar fuera de horas.

Mi Paloma Cocina y Cultura

sitio web | direcciones | cocina: Mexicano | mejor para: opciones veganas y vegetarianas

Si está buscando más comida rápida, un lugar informal para visitar entre catas de vino, visite Mi Paloma. Este restaurante mexicano en el centro de Manson sirve recetas familiares para el almuerzo o la cena.

Mis platos favoritos en el menú son sus tacos de pescado frito de Baja y cerdo con chile verde. Si bien ambos son para consumidores de carne, también tienen un menú delicioso solo para vegetarianos y veganos. Si se apega a los restaurantes veganos y vegetarianos en Seattle, querrá agregar esto a su lista de restaurantes de Lake Chelan.

Mercado Natural Bear Foods

sitio web | direcciones | cocina: Francés | mejor para: crepes

Nunca adivinarías que hay un café para el desayuno y el almuerzo dentro de esta tienda de alimentos naturales en el centro de Lake Chelan. Pero si se detiene justo al entrar en lo que parece una tienda de conveniencia, encontrará una pequeña crepería que sirve crepes dulces y salados.

Si vas a almorzar, definitivamente compra la crepe de atún. Tiene queso cheddar, que quizás no creas que debería ir con atún, ¡pero es tan delicioso! ¡Asegúrate de llegar antes de las 2:30 pm cuando cierra porque tienes que probar esta comida del lago Chelan!

Fonda Oaxaqueña

sitio web | direcciones | cocina: Mexicano | mejor para: frijoles refritos

Hay muchos restaurantes mexicanos para elegir en el centro de Lake Chelan, pero este es, con mucho, mi favorito. Durante las épocas no pandémicas, es animado, con deportes en los televisores, gente charlando sobre margaritas y, a veces, músicos deambulando por la pista. Es un buen lugar para después de horas gracias al bar completo y al delicioso menú que mantendrá a su grupo entretenido durante horas.

Encontrará una gran cantidad de excelentes platos mexicanos en el menú, pero lo que debe conseguir aquí son los frijoles refritos. Podrías estar pensando & # 8220 ¿Eh, qué? & # 8221 pero créame, sus frijoles refritos están fuera de este mundo. Y por suerte, los sirven junto con queso queso cuando sacan su canasta de chips de tortilla gratis.

Si está buscando un lugar de comida rápida con un servicio amable, asegúrese de pasar por este restaurante en el lago Chelan.

Pizza del mito local

sitio web | direcciones | cocina: pizza | mejor para: pizza con aderezos silvestres

La pizza es la mejor comida rápida para el almuerzo o la cena, y ya sabes, dada mi obsesión por encontrar la mejor pizza en Seattle, estaré en toda la escena de la pizza en Chelan.

Local Myth es la mejor opción de pizza en el lago Chelan. Tienen un menú delicioso con aderezos originales, como el & # 8220taco wagon & # 8221 o pasteles de pollo a la barbacoa.

Esta también es una excelente opción para las personas que no tienen gluten o son vegetarianas. De hecho, mi pastel favorito es su pastel de cromo vegetariano con tomate secado al sol, albahaca, pimiento rojo asado, pepperoncini, aceituna kalamata, queso feta, piñones, ajo y salsa pesto y roja.

Café taza de manzana

sitio web | direcciones | cocina: Americano | mejor para: cuchara grasienta comida para cenar

A veces, después de un día de degustación de vinos, a la mañana siguiente le apetece un desayuno abundante, grasiento y totalmente americano. Apple Cup Cafe satisfará ese antojo.

Tiene un extenso menú lleno de huevos, panqueques, tostadas francesas y comidas similares. Puede llenarse de gente, así que acérquese temprano para evitar una larga espera.

No puedes equivocarte con la mayoría de las tortillas, pero mi favorita es la de Apple Cup con queso cheddar, jamón, pimienta y champiñones. Y me encanta cómo sirven las croquetas de patata. Mucho mejor que las papas fritas caseras en mi opinión.

Bodegas del lago Chelan con comida

¿No quiere perder un tiempo valioso degustando vinos? Aquí se encuentran las bodegas del lago Chelan con restaurantes.

Bodega Lake Chelan

sitio web | direcciones | cocina: barbacoa | mejor para: comida informal durante la degustación de vinos

En el verano, Lake Chelan Winery tiene asientos al aire libre cubiertos justo afuera de su sala de degustación para que pueda disfrutar de una barbacoa y un vino. Piense en pollo ahumado, costillas, macarrones con queso, etc. Visite este restaurante si desea comida de bajo nivel con vistas y ambiente de 5 estrellas.

Viñedos Karma

sitio web | direcciones | cocina: Noroeste del Pacífico | mejor para: buena cena

Karma es una bodega galardonada en la costa sur del lago Chelan que se enfoca en algunos de los mejores vinos con burbujas. Tienen una cueva de vino dulce que funciona como una sala de degustación donde puedes pedir comida de su restaurante, 18 Brix.

La & # 8220brix scale & # 8221 se refiere al sistema utilizado para medir el contenido de azúcar de la uva. El restaurante ofrece asientos al aire libre en su hermoso patio ajardinado, o puede convertirlo en una excelente experiencia gastronómica y alquilar su bodega de vinos. Independientemente de dónde elija comer, encontrará un menú del noroeste del Pacífico que se inclina hacia el francés, con deliciosos sándwiches gourmet que se sirven durante el almuerzo.

Vin du Lac

sitio web | direcciones | cocina: Noroeste del Pacífico | mejor para: comida de la granja a la mesa

Vin du Lac es una de las salas de degustación más impresionantes de la costa norte del lago Chelan. Tiene un patio con hermosos paisajes con vista al agua, con muchos asientos al aire libre para degustar vinos.

Su bistró sirve comida con ingredientes de su propio jardín, con un menú que cambia según la temporada y destaca lo que es fresco.

Siren Song Vineyard Estates y amp Winery

sitio web | direcciones | cocina: pizza y platos pequeños | mejor para: Pizza

Siren Song es uno de los mejores hoteles en la región vinícola de Washington porque puede alojarse en la propiedad. Los huéspedes ni siquiera tienen que salir de su sala de degustación de la costa sur gracias a su restaurante en el lugar que sirve platos pequeños para compartir y pizza artesanal. Puede disfrutar de bocados con vista al lago Chelan en su hermoso patio ajardinado y disfrutar de algunos de los mejores vinos de la zona.

Bodegas Tsillan

sitio web | direcciones | cocina: Italiano | mejor para: una excelente experiencia gastronómica

Tsillan Cellars (pronunciado & # 8220shuh-lan & # 8221 como la región, solo usa la ortografía indígena) es una de mis bodegas favoritas en el lago Chelan. Sirven variedades de estilo italiano en su bodega de lujo con decoración y arquitectura italianas.

A juego con el ambiente de su sala de degustación está Sorrento, un restaurante de alta cocina con impresionantes vistas del lago. Me encanta cómo sirve platos tradicionales italoamericanos que crecí comiendo, como pollo marsala y picatta. Desafortunadamente, estuvieron cerrados durante la pandemia, pero asegúrese de visitar este restaurante en el lago Chelan cuando vuelva a abrir.

Bodegas Wapato Point

sitio web | direcciones | cocina: Italiano | mejor para: buena cena

Wapato Point Cellars es una bodega en la costa norte del lago Chelan que ofrece un menú más elegante fuera de su sala de degustación. En él encontrará muchos platos de pasta y cortes de carne.

Otros restaurantes para probar

Aquí hay algunos restaurantes en mi lista de lugares para probar la próxima vez que visite.

    & # 8211 Café en el lago Chelan conocido por productos horneados y almuerzos. & # 8211 Escuché que Spot era bueno para hamburguesas y mi amado helado suave. Tenga en cuenta que cierra durante los meses más fríos. & # 8211 Restaurante mexicano en el centro de Lake Chelan. & # 8211 Lugar de fusión asiática que me recomendaron varias personas. & # 8211 Café sin cita previa conocido por sus galletas. Cierra durante los meses más fríos. & # 8211 Cafetería que tuesta su propio café y sirve productos horneados. & # 8211 Lugar de sándwich con un agujero en la pared con una ubicación de Chelan y Manson. & # 8211 Se dice que el hotel a lo largo del lago Chelan tiene excelentes productos horneados.

Mapa de restaurantes en Lake Chelan

Aquí & # 8217s un mapa de todos los mejores restaurantes en Lake Chelan junto con mis bodegas favoritas de Lake Chelan para darle una idea de dónde parar entre catas de vino.

Actividades para hacer entre comidas en el lago Chelan

¡Incluso los campeones devoradores necesitan un descanso! Vea mis otras guías para actividades además de comer.

Lugares para visitar cerca del lago Chelan, WA

¿Estarás en Chelan unos días? ¡Realice excursiones de un día a estas áreas cercanas!


Un local & rsquos elige los mejores lugares para comer en Seattle

Para responder a la pregunta de dónde comer en Seattle, le preguntamos a un experto local Laura Lynch de Savored Journeys y Savored Sips para brindar consejos sobre la mejor comida en Seattle. Laura vivió en Seattle durante siete años. Aquí están sus recomendaciones para seis de los mejores restaurantes de Seattle:

Restaurante local favorito de Seattle

El brunch en Lola no es una comida ligera. En la foto aparece Lola & rsquos huevos Benedict cargados. | Foto / Laura Lynch

Tengo dos favoritos definitivos en Seattle. Estos son los dos primeros restaurantes que recomiendo a los visitantes y para llevar a los huéspedes de fuera de la ciudad.

Si te encanta el brunch, Lola es una necesidad absoluta para los favoritos clásicos. Es un restaurante exclusivo de influencia griega para el almuerzo y la cena, pero el restaurante también sirve desayunos inspirados en el noroeste. Estoy enamorado de los huevos benedictinos. It & rsquos amontonados con jamón bávaro y rociados con cremosa salsa holandesa de eneldo que & rsquos para morirse.

Para la cena, me encanta Staple & amp Fancy. Su interior rústico y oscuro con ladrillos a la vista y vigas crea un ambiente confortable. It & rsquos es propiedad de uno de los mejores restauradores de Seattle & rsquos, Ethan Stowell, y es consistentemente bueno.

El menú del chef & rsquos incluye un desfile de platos que se entregan todos a la vez en la mesa como aperitivos, seguidos de pasta, plato principal y postre. La comida siempre es estelar y es emocionante ver qué saldrá de la cocina a continuación.

Lola está ubicada en 2000 4th Ave, Seattle, WA 98121, EE. UU.
Staple & amp Fancy se encuentra en 4739 Ballard Ave NW, Seattle, WA 98107, EE. UU.

Comida icónica de Seattle

No debe perderse las ostras en Elliot & rsquos Oyster House cuando visite Seattle. | Foto / Laura Lynch

Las ostras son un ícono de Seattle. De hecho, no hay nada que se sienta más a Seattle que un plato de ostras recién peladas.

Uno de mis lugares favoritos en Seattle para comer ostras es Elliott & rsquos Oyster House en el paseo marítimo del centro. Elliott & rsquos es un restaurante elegante con una vista fantástica de la bahía de Elliott y un extenso menú de favoritos locales.

Este restaurante de Seattle sirve las ostras más frescas en media concha, así como cangrejo Dungeness (otro ícono de Seattle) y otras especialidades de mariscos.

Elliott & rsquos Oyster House se encuentra en 1201 Alaskan Way, Seattle, WA 98101, EE. UU.

Café favorito de Seattle

Siempre es un buen momento para tomar un café en un café de Seattle.

No diría que hay solo un café especial para tomar café en Seattle. Eso es porque Seattle es bien conocida por su café y desde grandes empresas como Starbucks y Seattle & rsquos Best Coffee hasta cafés más pequeños como Slate y Milstead & amp Co.

La mayoría de los turistas en Seattle acuden en masa al Starbucks original en Pike Place Market, pero yo prefiero los cafés más pequeños. Seattle Coffee Works está a solo unos pasos de Starbucks y ofrece una experiencia mucho más personalizada.

Hay cafeterías por todo Seattle.

Comida para ocasiones especiales

Los platos de Art of the Table agradan tanto a la vista como al paladar. | Foto / Laura Lynch

Realmente disfrutamos ir a Art of the Table para una comida de ocasión especial. La comida es arte.

El restaurante crea un nuevo menú todos los días en función de los ingredientes que se obtienen en los mercados locales. Ordene el menú degustación del chef & rsquos compuesto por 7-10 platos y usted y rsquoll comerán como un rey.

El restaurante se ha mudado de un lugar diminuto en Wallingford a un espacio más grande en Fremont. Incluso ofrecen una mesa de chef y rsquos de 5 asientos con una excelente vista de la cocina.

Art of the Table se encuentra en 3801 Stone Way N Suite A, Seattle, WA 98103, EE. UU.

Postre favorito de Seattle

Aunque realmente no somos gente de postres, nunca pudimos resistirnos a la Panna Cotta de Caramelo Ahumado en Heartwood Provisions. Se sirve con manzanas de mantequilla marrón y avellanas desmenuzadas y es uno de los postres más deliciosos que he comido. ¡Vale la pena cada caloría!

Heartwood Provisions se encuentra en 1103 1st Ave, Seattle, WA 98101, EE. UU.

Joya escondida de Seattle

Veraci sirve auténtica pizza napolitana en Seattle. | Foto / Laura Lynch

Una pizza de pepperoni de Veraci en Ballard es una de las mejores cosas que puedes comer en Seattle. De todas las pizzas que hemos comido en todo el mundo, nunca hemos encontrado una que pueda vencer a Veraci. Si bien puede encontrar Veraci por porción en mercados callejeros al azar, recomendamos la ubicación de Ballard.

Veraci se encuentra en 500 NW Market St, Seattle, WA 98107, EE. UU.


El regreso del mejor chef de Seattle

Incluso si has estado comiendo sushi toda tu vida, nunca sabrás tanto como Shiro Kashiba.

Kashiba, nacido en Kioto en 1941, comenzó a trabajar como aprendiz con los maestros de sushi de Tokio cuando tenía 19 años. Finalmente, emigró a los Estados Unidos y, en 1970, estableció el primer bar de sushi de servicio completo de Seattle en Maneki, uno de los restaurantes más antiguos de la ciudad. Kashiba abrió su primer restaurante, Nikko, en el Distrito Internacional en 1972, donde, durante casi dos décadas, introdujo a decenas de comensales locales a la cocina japonesa. Durante otros 20 años, estuvo detrás de la barra de sushi en su restaurante de Belltown, Shiro's, que dejó en 2014 después de venderlo a nuevos propietarios.

Durante más de 50 años, Kashiba ha pescado y alimentado en las aguas y montañas de Puget Sound. Fue pionero y popularizó el sushi elaborado con mariscos locales como geoduck, olía, atún albacora y salmón, incluidas sus huevas, que adquirió por primera vez de forma gratuita a los pescadores en el paseo marítimo de Seattle en la década de 1960. Kashiba no podía soportar ver las huevas, que fueron tiradas o usadas como cebo, desperdiciarse. Ahora los huevos salados, blandos y de color coral, conocidos como ikura, son ingredientes preciados. Kashiba se convirtió en una figura local tan querida que toda la ciudad lo llama simplemente, cariñosamente, por su nombre de pila.

Entonces, cuando te sientas en el mostrador de sushi o en una mesa en el nuevo restaurante de Shiro, Sushi Kashiba, abierto desde noviembre pasado y encaramado sobre los vendedores de pescado de Pike Place Market, lo más inteligente que puedes hacer es rendirte a su vida de conocimiento y orden. la cena de sushi omakase (el precio cambia según los precios del mercado y la disponibilidad hace dos semanas la comida costaba $ 95 por persona).

Omakase, de los caracteres japoneses que significan "encomendar", te pone completamente en manos de un chef. En Sushi Kashiba, omakase significa una cena tranquila de varios platos de una amplia variedad de los mariscos más frescos disponibles, preparados y presentados con una variedad de técnicas, y ligeramente sazonados para resaltar los sabores naturales de cada pescado.

La comida en Sushi Kashiba tendrá un sabor exquisito, ya sea que esté sentado en el bar de sushi, en el pequeño comedor o en el salón. Pero si tienes la suerte de conseguir asientos en el mostrador de sushi, cada plato te será servido por el propio Shiro-san, junto con una generosa ayuda de su benevolente experiencia y humor. (Debido a la alta demanda, la barra de sushi se atiende exclusivamente por orden de llegada. Planifique llegar antes de que se abran las puertas a las 5 p. M. O esté preparado para esperar. De cualquier manera, planifique estar allí durante unas horas —No te preocupes, todo valdrá la pena.)

Nuestra comida comenzó con cuatro trozos de atún, cada uno en rectángulos de arroz perfectamente cocido y sazonado: atún blanco local, una hermosa aleta azul de color ruborizado, un tono robusto de panza azul rosa, rosa pálido y jaspeado con grasa blanca y atún patudo, un magenta profundo.

"Ya los he sazonado con salsa de soja y wasabi", nos dijo Shiro-san, explicando que en los restaurantes de sushi en Japón, los chefs preparan los suyos. nikiri, una salsa de soja ligera y condimentada que le dan sabor a trozos de nigiri con antes de servir. Nos mostró su propia salsa y la removió suavemente con un cepillo.

“Y ya hay sal y azúcar en el arroz”, agregó, su mensaje amistoso pero firme: Ni se te ocurra alcanzar los envases de salsa de soja en el mostrador, el atún sabe exactamente como debe.

"Está bien, listo, bocado grande, un bocado, adelante", dijo, agitando la mano y señalando que era hora de empezar a comer.

Cada trozo de atún tenía un sabor limpio y claro, y se sentía fresco y exuberante en la boca. El atún blanco era brillante, mientras que el vientre de atún rojo, o toro se derritió y colgó lentamente alrededor de la lengua. El patudo, que había sido adobado, se hizo más carnoso con una salsa ligeramente dulce y rica en umami. Me recordó un poco al sabor de la cecina, pero sin ningún rastro de sequedad o dureza.

Siguieron muchos otros cursos. Dos tipos de medregal: mantecoso hamachi servido junto a Kanpachi, cuyo sabor era comparativamente ligero. Calamares: el cuerpo y las patas servían como dos nigiri separados, cada uno con una textura completamente diferente: el cuerpo largo y blanco era delicado y suave, mientras que las patas onduladas, teñidas de púrpura, eran agradablemente masticables. El cangrejo de las nieves y el cangrejo real eran maravillosamente dulces, pero servidos juntos, el cangrejo de las nieves parecía fibroso y fibroso en comparación con el suculento montículo de carne real. Un trío de mariscos, todos impregnados de sabores salados y dulces: una única gamba de mancha translúcida, servida con su cabeza frita ("¡Cómete la cabeza primero! ¡Antes de que se enfríe!") Una vieira ultradulce, tan suave que se siente como si alguien hubiera puesto suavemente su lengua sobre la mía y una fina rebanada de geoduck, firme con un crujido siempre tan leve.

Los menús de Omakase cambian a diario en función de la temporada, lo que está disponible o incluso quién está sentado a tu lado en la cena. As in life, every day is different, and no meal is exactly the same. An omakase dinner is expensive, but here, as it progresses, its value becomes incalculable. Several courses featured different varieties of the same fish, some from different parts of the world, all served next to each other on the same wooden board. Eating them in progression allows you to experience the range of flavors and possibilities that reside within a single family of fish.

Wild sockeye salmon from the Pacific Northwest is deep crimson, almost purple, and tastes as rich as it does muscular. Right next to it, a slab of king salmon, brought in from the frigid waters of Scotland, looked flimsy and mild: pale and peach-colored, wearing a dainty little belt of seaweed that affixed a thin slice of pickled onion to its flesh. But as soon as I bit into it, I was caught off guard by its inherent oiliness, enhanced by the light citrus sauce Shiro-san had brushed onto it, and swept into an all-consuming moment of pleasure.

A quartet of what Shiro-san called "blue-skin fishes"—three types of mackerel and herring—was stunning. I happen to love the strong, fishy taste of mackerel, and the Spanish variety (which actually comes from Japan), while still unmistakably mackerel, held just a whisper of those typical characteristics. The sturdier flesh of Norwegian mackerel, on the other hand, was much more pungent. A piece of king mackerel, brought in from Florida, had been lightly smoked, which firmed up the meat and gave it a darker, smoldering flavor. A long, thin filet of Alaskan herring was pickled, giving it beautiful vinegary tang. It was served skin side up, so you could admire its silver sheen and dark gray speckles.

In a city with both strong Scandinavian and Japanese histories, Shiro-san's pickled herring was an unexpected, contemporary, and playful salute to the region. It was the epitome of a philosophy he laid out in his moving memoir, Shiro: Wit, Wisdom & Recipes from a Sushi Pioneer (Chin Music Press, 2011): "[It's] about preserving tradition, but it's also about infusing that tradition with fresh life."

Typically when I go out for sushi, my order tends to be predictable—I stick with what I know and like. But while seated across the bar from a man with a lifetime's worth of knowledge of so many fishes from around the world, it was one of the most gratifying and freeing feelings to admit I knew nothing at all.

If not for Shiro-san, how else would I have discovered my love of flounder wing, something I had never even heard of before? As he wielded a blowtorch over a set of firm-looking pieces of white fish, giving them bubbly, charred blisters, I asked what we were having next.

"I will tell you after you eat it," Shiro-san replied. "You will like it, I am sure."

The flounder was unlike any sushi I'd had before, utterly creamy and soft. It immediately filled my mouth up with its warm fat and smoke, then, just as quickly, it vanished. It will haunt me until I get to have it again. Shiro-san was, of course, right.

Shiro Kashiba is in his mid-70s, and to watch him work is to see a man both fully at ease and in complete control of his powers. He slices fish and molds grains of rice with effortless precision, all while keeping a watchful eye on the dining room, giving instructions to the front- and back-of-house staffs, and cheerfully bantering with diners. His mastery is not only one of sushi making, but of communicating and establishing a rapport with people. He exudes the quiet confidence and happiness that comes only with experience and age. There is a simplicity to his words that belies the depth of thoughtfulness and knowledge behind it.

Shiro's staff of sushi chefs, servers, and hosts are in constant, quiet motion—seating diners, managing the wait list, making sushi, running food. Behind the sushi bar, the chef directly to Shiro's right anticipates all of his needs, slicing fish and passing them to him stealthily so service can continue smoothly.

Front-of-house service here is seamless and formal, but always warm and gracious. A water glass will never sit unfilled—in fact, it will never get less than halfway full, but you'll likely never notice that anyone even came by with a pitcher. There's an impressive amount of teamwork, attention, and communication happening at Sushi Kashiba—and everyone respectfully defers to Shiro-san, diners included.

As part of a recent omakase dinner, Shiro-san deftly filled sheets of toasted nori with cucumber, shiso, and delicious custardy, golden-orange uni. He rolled them into objects reminiscent of savory ice-cream cones and handed them across the bar to diners. "Eat quickly, while the seaweed is still crunchy, before it gets soft," he instructed us. "Take big bites!"

Apoyo El extraño

He laughed, noting that many of his customers aren't used to doing this, having been taught their whole lives to eat slowly and take small bites. "Food is culture," he said, "and it is different everywhere you go."

Seattle is lucky to continue to have our culture shaped by Shiro Kashiba.


Donde quedarse

Motif
1415 Fifth Ave. +1-855-515-1144
For the more minimalist crowd – a respite in the city with spacious rooms, massive fluffy white beds, and beautiful views of the fog over the sound in the morning. Have a bottle of Walla Walla Valley pinot noir waiting for you upstairs, and you might not leave the room. If you do, head to the rooftop bar with roaring fireplaces.

W Seattle
1112 4th Ave. +1-206-264-6000
Homages to the Seattle music industry are everywhere. Wallpaper is made from an enlarged photograph of a Seattle-bred vinyl collection, and an on-site recording studio, the Sound Suite, is the ultimate party place for the musically inclined. If you make it to the Sound Suite, request the Queen Bey to get a bottle of Dom Perignon, champagne truffles, oysters, an eye mask, and fresh white florals delivered to the room. The appreciation for fine local cuisine extends all the way up to the room service menu, so order the charcuterie platter of the day.


Kate’s PNW Trip

So you may have noticed that when we re-designed our blog, we kind of did away with The Scoop section of our blog, mostly because with the way the new site was designed, we couldn’t really have a page that didn’t show up on the main page anymore (and also because, even between the two of us, it was really hard to post 4 times a week. Burnout, y’all.) But we really loved those once-a-week lifestyle posts, so we decided that if we have something non-food to post, Friday is a great time. If you’re anything like me, I’m just thinking about naps and pizza delivery.

If you follow me on Instagram, you probably noticed that last month, my family and I went to the Pacific Northwest for our family vacation. We live thousands of miles away from both my family and my husband’s family, so we don’t get to see either of our families as often as we’d like to (and it only gets harder and more expensive as our kids get older). Two summers ago, we went to Utah to see my family, so we were way overdue to go to the Seattle area to see my husband’s family.

A few disclaimers: 1) This was no sponsored in any way, just our family’s vacation. 2) Both Seattle and the Oregon Coast are Sara’s territory (in fact, I asked her which town we should go to in Oregon because there are so many!) So I’m barely scratching the surface of places to eat/things to do. We did a lot of really touristy things because they were fun to do with our kids. We didn’t eat in a lot of (read: any) trendy restaurants because as fun as it is to pay $10 for a meal your kid doesn’t eat and will not eat in the future, we decided to opt out of that on this particular vacation. 3) Pretty much all these pictures were taken with my iPhone. Yo en realidad hizo bring my big, fancy camera, but the only time I used it was when I shot some family pictures. On one hand, there were times I wished I had brought it with me instead of leaving it at the in-laws’ house or our hotel (especially when we were exploring the coast), but on the other, nothing hinders adventure quite like an expensive 10-pound weight around your neck. Entonces. In the spirit of living in the moment, I decided on my cell phone.

For the first leg of our trip, we flew from our tiny little Louisiana airport to Seattle. This was the first time we had flown in 3 years, so the older two were pretty nervous…and my youngest, who has actually flown more than the others combined (but it all happened by the time he was 1) was in a perpetual state of wonder.
We stayed with Grandma and Grandpa, but we spent a lot of time enjoying a bigger city and playing with cousins. My computer needed repairs, so after dropping it off at the Apple store, we went to MOD Pizza (which I’ve written about before, but I maintain it’s one of my favorite, most fun, most family-friendly restaurants.)

And my Marianberry-Lemonade Float. Hazlo.

I also went to Trader Joe’s FOR THE FIRST TIME. Sé. I should have my food blogger’s license revoked. But we don’t have one close by and really, when I hacer go to places that have Trader Joe’s, fancy grocery shopping is rarely on my to-do list. It was a delightful place and I bought a lot of baguettes.

We spent a day doing the whole Pike Place/waterfront thing and it was amazing (as usual. It’s so touristy, but it really is one of my favorite things to do in the world.)

My kids got their faces painted…

Note: if you want everyone to be super nice to your family, have your preschooler get a full-face Spiderman face painting. Everywhere we went, people were gasping and pointing at “Spiderman” and he felt pretty amazing.

Some highlights of Pike Place were the dude in the alien mask playing the bongos, the two guys playing a ukulele and a washtub bass, the smells coming out of Piroshky Piroshky, the giant cookies from Cinnamon Works Bakery, the cheese curds from Beecher’s Handmade Cheese, the flowers…

Even (especially!) when it’s crowded, Pike Place is a must every time we go.

Another must is Ivar’s for fish and chips, which has to include feeding the gulls our leftover fries. Papas fritas. Whatever.


For a Late-Night Sandwich (and Drink)

You know you’re in a serious cocktail spot when the vermouths get front-page billing on the menu. Fortunately, Damn the Weather is rakish and relaxed rather than prim (as some serious cocktail bars can be). The young after-work crowd tends to mingle by the front door, but as with a sushi joint, what you really want is a spot at the bar, where you can go omakase-style with DTW’s veteran bartenders and let them create your dream drink. Conversation might lead to a sample of different amari or a new trick (like topping a cocktail with dry French cider instead of sparkling wine). The excellent food—fine burgers, blood-sausage sliders, and charcuterie —is in revved-up comfort mode. Vegetarians may choose to drink their dinner instead.


Ver el vídeo: Que ver en Seattle Washington - Guía para Turistas 5 LUGARES (Mayo 2022).