Nuevas recetas

El cambio climático podría acabar con los granos de café

El cambio climático podría acabar con los granos de café

El codiciado grano de café arábica se está volviendo escaso gracias a las olas de calor

No es solo cultivos de maiz que se ven afectados por el cambio climático: una nueva investigación muestra que los granos de café tienen un riesgo aún mayor de desaparecer, gracias al aumento de las temperaturas y la escasez de granos de Arábica.

Una nueva mirada al suministro de granos de café, por Profesor de Estado de Carolina del Norte Meg Lorman, revela algunos factores biológicos que amenazan el suministro mundial de café. ¿La mayor preocupación? Insectos. El barrenador del café, apropiadamente llamado la broca (el simulacro) en América Latina, ahora amenaza los cultivos de café en Etiopía, dice Lorman. Y por cada 1,8 grados de aumento en la temperatura, el barrenador del café es un 8,5 por ciento más infeccioso. Y este es un error que ni siquiera existía en Etiopía hace 50 años, lo que muestra cuán frecuente es este peligroso error en los suministros de café en todo el mundo.

Y en Colombia y Brasil, donde se cultiva el grano de café más popular, el grano de Arábica, la historia no es diferente. los Informes del Wall Street Journal que la producción del frijol Arábica ha bajado, casi un 36 por ciento en cinco años en Colombia. Está obligando a algunos a buscar nuevas cepas genéticas de granos de café que sobrevivan al calor, dijo Patrick Criteser, director ejecutivo de Coffee Bean International, al WSJ, "El santo grial es una variedad resistente al calor que proporciona café de calidad ... Si pudiéramos desarrollar eso, resolvería muchos de nuestros problemas ".

Entonces, ¿cómo se ve el futuro del café con el cambio climático que se avecina? Café de sombra, dice Lorman. Los productores están cultivando granos en el sotobosque de los bosques, dice, por lo que los granos de café permanecen más frescos. Aunque es un poco más caro que el café cultivado normalmente, "es más sostenible para el medio ambiente, sabe mejor y es menos susceptible a los brotes de barrenadores del café", dice.


Cinco alimentos amenazados por el cambio climático

El cambio climático ya ha afectado a la mayoría de nosotros de una forma u otra y las sequías, los incendios forestales, las inundaciones y los fenómenos meteorológicos sin precedentes han arrasado con los hogares y han trastornado vidas en todo el mundo. Incluso si no ha experimentado algo tan dramático, es probable que sienta dolor en el supermercado, ya que ciertos alimentos se vuelven cada vez más difíciles de cultivar para los agricultores en medio de patrones climáticos cada vez más caóticos y extremos.

El aumento de las temperaturas, la acidificación de los océanos y las tormentas fuera de temporada están causando estragos en la flora y la fauna que componen la dieta humana y es casi seguro que lo peor está por venir.

El café ha sido de alto riesgo durante mucho tiempo, ya que a los granos de Arábica no les va bien a altas temperaturas, pero el redescubrimiento de una rara especie de café en la naturaleza augura buenas noticias para las futuras cervezas. Coffea stenophylla tolera condiciones más cálidas y secas que sus contrapartes comerciales y podría producir cuppas resistentes al clima en las próximas décadas.

No todos los cultivos tienen tanta suerte, y aunque es difícil saber con certeza qué efectos tendrá el cambio climático, hay varios comestibles eminentes que enfrentan futuros inciertos. Aquí hay cinco alimentos que están amenazados por el cambio climático. . .

El trigo, el gran kahuna de los cultivos amenazados por el clima, representa alrededor del 20% de todas las calorías consumidas por los seres humanos, y se cultiva en todas partes, desde la Patagonia hasta Rajasthan. El cambio climático traerá sequías, grandes, largas, brutales, que, según un estudio de 2019, podrían afectar al 60 por ciento de las áreas de cultivo de trigo del mundo.

2. Sirope de arce

Difícilmente es un alimento básico para el almuerzo, pero el jarabe de arce es una industria multimillonaria en América del Norte y un ícono canadiense. El flujo de savia de arce y ndash, el ingrediente clave en el jarabe y ndash, está regulado por los ciclos de descongelación y descongelación a fines del invierno, y los cambios de temperatura ya están causando problemas.

Los productores estadounidenses ya están informando temporadas de extracción más tempranas y variables. Un estudio de 2017 sugirió que mantener la producción actual de EE. UU. Requeriría cinco millones de grifos adicionales en los próximos años.

En este punto, probablemente no sea noticia que nuestros océanos estén en problemas. Gracias al aumento de los niveles de CO2, nuestros mares son ahora un 25% más ácidos que en la época preindustrial, lo que, combinado con el aumento de la temperatura del agua, amenaza todo tipo de especies marinas.

En el Mediterráneo, las sardinas han perdido alrededor de dos tercios de su masa promedio en la última década en el Pacífico, la acidificación está frenando el crecimiento de la concha de las ostras y otros mariscos y en el Atlántico Norte, las langostas se mueven hacia el norte en busca de aguas más frías. amenazando a otros ecosistemas y a los pescadores de Nueva Inglaterra.

La fauna marina no desaparecerá de la noche a la mañana, pero los peces son famosos por su lentitud para adaptarse, y es difícil predecir exactamente qué perderemos y cuándo perderemos.

4. Chocolate
Puede que el chocolate no sea esencial para nuestra salud, pero muchos adictos al chocolate le dirán que es esencial para la felicidad.

Los árboles de cacao son plantas robustas que pueden soportar el aumento de temperaturas, pero no pueden soportar un baño acompañante en los suministros de agua. En las condiciones actuales, es probable que las temperaturas en África occidental aumenten más de dos grados centígrados para el año 2050, lo que, sin ningún aumento de las precipitaciones, exprimirá la humedad esencial de los árboles.

Las estaciones secas más prolongadas y la disminución de las precipitaciones, así como las nuevas plagas y enfermedades, han reducido no solo los rendimientos sino también la calidad.

Un estudio de gran éxito pintó un panorama bastante sombrío para los principales productores de cacao de Ghana y Cote d & rsquoIvoire hace una década, y pronosticó caídas importantes ya en 2030. A corto plazo, es posible que veamos aumentos de precios. A largo plazo, es posible que el chocolate tenga que pasar por completo a nuevas regiones.

El cambio climático amenaza la existencia del vino.

Un aumento de temperatura de 2 grados centígrados reduciría las regiones donde se pueden cultivar uvas de vino en un 56% y un aumento de 4 grados amenazaría el 85% de esa tierra.

& mdash UberFacts (@UberFacts) 27 de noviembre de 2020

Si la perspectiva de un aumento de los precios del vino no une a la humanidad contra el cambio climático, nada lo hará. Según un estudio de 2020, un aumento de la temperatura de dos grados Celsius para 2100 podría arruinar hasta el 56 por ciento de los suelos adecuados para la producción de vino, con Chardonnay, Merlot, Pinot Noir y Cabernet Sauvignon potencialmente bajo la mira.

El coautor Benjamin Cook, de la Universidad de Columbia, describió las uvas de vino como "el canario en la mina de carbón" para el cambio climático, gracias a su extrema sensibilidad climática, y las regiones vitivinícolas que ya son cálidas están naturalmente en mayor riesgo.

¿Qué grupo de alimentos extrañaría más? ¿Crees que dejamos que el cambio climático llegue tan lejos? Comparta por qué o por qué no en la sección de comentarios a continuación.

Si disfruta de nuestro contenido, no se lo guarde para usted. Comparta nuestras noticias electrónicas gratuitas con sus amigos y anímelos a inscribirse.


Cinco alimentos amenazados por el cambio climático

El cambio climático ya ha afectado a la mayoría de nosotros de una forma u otra y las sequías, los incendios forestales, las inundaciones y los fenómenos meteorológicos sin precedentes han arrasado con los hogares y han trastornado vidas en todo el mundo. Incluso si no ha experimentado algo tan dramático, es probable que sienta dolor en el supermercado, ya que ciertos alimentos se vuelven cada vez más difíciles de cultivar para los agricultores en medio de patrones climáticos cada vez más caóticos y extremos.

El aumento de las temperaturas, la acidificación de los océanos y las tormentas fuera de temporada están causando estragos en la flora y la fauna que componen la dieta humana y es casi seguro que lo peor está por llegar.

El café ha sido de alto riesgo durante mucho tiempo, ya que a los granos de Arábica no les va bien a altas temperaturas, pero el redescubrimiento de una rara especie de café en la naturaleza augura buenas noticias para las futuras cervezas. Coffea stenophylla tolera condiciones más cálidas y secas que sus contrapartes comerciales y podría producir cuppas resistentes al clima en las próximas décadas.

No todos los cultivos tienen tanta suerte, y aunque es difícil saber con certeza qué efectos tendrá el cambio climático, hay varios comestibles eminentes que enfrentan futuros inciertos. Aquí hay cinco alimentos que están amenazados por el cambio climático. . .

El trigo, el gran kahuna de los cultivos amenazados por el clima, representa alrededor del 20% de todas las calorías consumidas por los seres humanos, y se cultiva en todas partes, desde la Patagonia hasta Rajasthan. El cambio climático traerá sequías, grandes, largas, brutales, que, según un estudio de 2019, podrían afectar al 60 por ciento de las áreas de cultivo de trigo del mundo.

2. Sirope de arce

Difícilmente es un alimento básico para el almuerzo, pero el jarabe de arce es una industria multimillonaria en América del Norte y un ícono canadiense. El flujo de savia de arce y ndash, el ingrediente clave en el jarabe y ndash, está regulado por los ciclos de descongelación y descongelación a fines del invierno, y los cambios de temperatura ya están causando problemas.

Los productores estadounidenses ya están informando temporadas de extracción más tempranas y variables. Un estudio de 2017 sugirió que mantener la producción actual de EE. UU. Requeriría cinco millones de grifos adicionales en los próximos años.

En este punto, probablemente no sea noticia que nuestros océanos estén en problemas. Gracias al aumento de los niveles de CO2, nuestros mares son ahora un 25% más ácidos que en la época preindustrial, lo que, combinado con el aumento de la temperatura del agua, amenaza todo tipo de especies marinas.

En el Mediterráneo, las sardinas han perdido alrededor de dos tercios de su masa promedio en la última década en el Pacífico, la acidificación está frenando el crecimiento de la concha de las ostras y otros mariscos y en el Atlántico Norte, las langostas se mueven hacia el norte en busca de aguas más frías. amenazando a otros ecosistemas y a los pescadores de Nueva Inglaterra.

La fauna marina no desaparecerá de la noche a la mañana, pero los peces son famosos por su lentitud para adaptarse, y es difícil predecir exactamente qué perderemos y cuándo perderemos.

4. Chocolate
Puede que el chocolate no sea esencial para nuestra salud, pero muchos adictos al chocolate le dirán que es esencial para la felicidad.

Los árboles de cacao son plantas robustas que pueden soportar el aumento de temperaturas, pero no pueden soportar un baño acompañante en los suministros de agua. En las condiciones actuales, es probable que las temperaturas en África occidental aumenten más de dos grados centígrados para el año 2050, lo que, sin ningún aumento de las precipitaciones, exprimirá la humedad esencial de los árboles.

Las estaciones secas más prolongadas y la disminución de las precipitaciones, así como las nuevas plagas y enfermedades, han reducido no solo los rendimientos sino también la calidad.

Un estudio de gran éxito pintó un panorama bastante sombrío para los principales productores de cacao de Ghana y Cote d & rsquoIvoire hace una década, y pronosticó caídas importantes ya en 2030. A corto plazo, es posible que veamos aumentos de precios. A largo plazo, es posible que el chocolate tenga que pasar por completo a nuevas regiones.

El cambio climático amenaza la existencia del vino.

Un aumento de temperatura de 2 grados centígrados reduciría las regiones donde se pueden cultivar uvas de vino en un 56% y un aumento de 4 grados amenazaría el 85% de esa tierra.

& mdash UberFacts (@UberFacts) 27 de noviembre de 2020

Si la perspectiva de un aumento de los precios del vino no une a la humanidad contra el cambio climático, nada lo hará. Según un estudio de 2020, un aumento de la temperatura de dos grados Celsius para 2100 podría arruinar hasta el 56 por ciento de los suelos adecuados para la producción de vino, con Chardonnay, Merlot, Pinot Noir y Cabernet Sauvignon potencialmente bajo la mira.

El coautor Benjamin Cook, de la Universidad de Columbia, describió las uvas de vino como "el canario en la mina de carbón" para el cambio climático, gracias a su extrema sensibilidad climática, y las regiones vitivinícolas que ya son cálidas están naturalmente en mayor riesgo.

¿Qué grupo de alimentos extrañaría más? ¿Crees que dejamos que el cambio climático llegue tan lejos? Comparta por qué o por qué no en la sección de comentarios a continuación.

Si disfruta de nuestro contenido, no se lo guarde. Comparta nuestras noticias electrónicas gratuitas con sus amigos y anímelos a inscribirse.


Cinco alimentos amenazados por el cambio climático

El cambio climático ya ha afectado a la mayoría de nosotros de una forma u otra y las sequías, los incendios forestales, las inundaciones y los fenómenos meteorológicos sin precedentes han arrasado hogares y han cambiado vidas en todo el mundo. Incluso si no ha experimentado algo tan dramático, lo más probable es que sienta dolor en el supermercado, ya que ciertos alimentos se vuelven cada vez más difíciles de cultivar para los agricultores en medio de patrones climáticos cada vez más caóticos y extremos.

El aumento de las temperaturas, la acidificación de los océanos y las tormentas fuera de temporada están causando estragos en la flora y la fauna que componen la dieta humana y es casi seguro que lo peor está por llegar.

El café ha sido de alto riesgo durante mucho tiempo, ya que a los granos de Arábica no les va bien a altas temperaturas, pero el redescubrimiento de una rara especie de café en la naturaleza augura buenas noticias para las futuras cervezas. Coffea stenophylla tolera condiciones más cálidas y secas que sus contrapartes comerciales y podría producir cuppas resistentes al clima en las próximas décadas.

No todos los cultivos tienen tanta suerte, y aunque es difícil saber con certeza qué efectos tendrá el cambio climático, hay varios comestibles eminentes que enfrentan futuros inciertos. Aquí hay cinco alimentos que están amenazados por el cambio climático. . .

El trigo, el gran kahuna de los cultivos amenazados por el clima, representa alrededor del 20% de todas las calorías consumidas por los seres humanos, y se cultiva en todas partes, desde la Patagonia hasta Rajasthan. El cambio climático traerá sequías, grandes, largas, brutales, que, según un estudio de 2019, podrían afectar al 60 por ciento de las áreas de cultivo de trigo del mundo.

2. Sirope de arce

Difícilmente es un alimento básico para el almuerzo, pero el jarabe de arce es una industria multimillonaria en América del Norte y un ícono canadiense. El flujo de savia de arce y ndash, el ingrediente clave en el jarabe y ndash, está regulado por los ciclos de descongelación y descongelación a fines del invierno, y los cambios de temperatura ya están causando problemas.

Los productores estadounidenses ya están informando temporadas de extracción más tempranas y variables. Un estudio de 2017 sugirió que mantener la producción actual de EE. UU. Requeriría cinco millones de grifos adicionales en los próximos años.

En este punto, probablemente no sea noticia que nuestros océanos estén en problemas. Gracias al aumento de los niveles de CO2, nuestros mares son ahora un 25% más ácidos que en la época preindustrial, lo que, combinado con el aumento de la temperatura del agua, amenaza todo tipo de especies marinas.

En el Mediterráneo, las sardinas han perdido alrededor de dos tercios de su masa promedio en la última década en el Pacífico, la acidificación está frenando el crecimiento de la concha de las ostras y otros mariscos y en el Atlántico Norte, las langostas se mueven hacia el norte en busca de aguas más frías. amenazando a otros ecosistemas y a los pescadores de Nueva Inglaterra.

La fauna marina no desaparecerá de la noche a la mañana, pero los peces son famosos por su lentitud para adaptarse, y es difícil predecir exactamente qué perderemos y cuándo perderemos.

4. Chocolate
Puede que el chocolate no sea esencial para nuestra salud, pero muchos adictos al chocolate le dirán que es esencial para la felicidad.

Los árboles de cacao son plantas robustas que pueden soportar el aumento de temperaturas, pero no pueden soportar un baño acompañante en los suministros de agua. En las condiciones actuales, es probable que las temperaturas en África occidental aumenten más de dos grados centígrados para el año 2050, lo que, sin ningún aumento de las precipitaciones, exprimirá la humedad esencial de los árboles.

Las estaciones secas más prolongadas y la disminución de las precipitaciones, así como las nuevas plagas y enfermedades, han reducido no solo los rendimientos sino también la calidad.

Un estudio de gran éxito pintó un panorama bastante sombrío para los principales productores de cacao de Ghana y Cote d & rsquoIvoire hace una década, y pronosticó caídas importantes ya en 2030. A corto plazo, es posible que veamos aumentos de precios. A largo plazo, es posible que el chocolate tenga que pasar por completo a nuevas regiones.

El cambio climático amenaza la existencia del vino.

Un aumento de temperatura de 2 grados centígrados reduciría las regiones donde las uvas de vino se pueden cultivar en un 56% y un aumento de 4 grados amenazaría el 85% de esa tierra.

& mdash UberFacts (@UberFacts) 27 de noviembre de 2020

Si la perspectiva de un aumento de los precios del vino no une a la humanidad contra el cambio climático, nada lo hará. Según un estudio de 2020, un aumento de la temperatura de dos grados Celsius para 2100 podría arruinar hasta el 56 por ciento de los suelos adecuados para la producción de vino, con Chardonnay, Merlot, Pinot Noir y Cabernet Sauvignon potencialmente bajo la mira.

El coautor Benjamin Cook, de la Universidad de Columbia, describió las uvas de vino como "el canario en la mina de carbón" para el cambio climático, gracias a su extrema sensibilidad climática, y las regiones vitivinícolas que ya son cálidas están naturalmente en mayor riesgo.

¿Qué grupo de alimentos extrañaría más? ¿Crees que dejamos que el cambio climático llegue tan lejos? Comparta por qué o por qué no en la sección de comentarios a continuación.

Si disfruta de nuestro contenido, no se lo guarde. Comparta nuestras noticias electrónicas gratuitas con sus amigos y anímelos a inscribirse.


Cinco alimentos amenazados por el cambio climático

El cambio climático ya ha afectado a la mayoría de nosotros de una forma u otra y las sequías, los incendios forestales, las inundaciones y los fenómenos meteorológicos sin precedentes han arrasado hogares y han cambiado vidas en todo el mundo. Incluso si no ha experimentado algo tan dramático, lo más probable es que sienta dolor en el supermercado, ya que ciertos alimentos se vuelven cada vez más difíciles de cultivar para los agricultores en medio de patrones climáticos cada vez más caóticos y extremos.

El aumento de las temperaturas, la acidificación de los océanos y las tormentas fuera de temporada están causando estragos en la flora y la fauna que componen la dieta humana y es casi seguro que lo peor está por llegar.

El café ha sido de alto riesgo durante mucho tiempo, ya que a los granos de Arábica no les va bien a altas temperaturas, pero el redescubrimiento de una rara especie de café en la naturaleza augura buenas noticias para las futuras cervezas. Coffea stenophylla tolera condiciones más cálidas y secas que sus contrapartes comerciales y podría producir cuppas resistentes al clima en las próximas décadas.

No todos los cultivos tienen tanta suerte, y aunque es difícil saber con certeza qué efectos tendrá el cambio climático, hay varios comestibles eminentes que enfrentan futuros inciertos. Aquí hay cinco alimentos que están amenazados por el cambio climático. . .

El trigo, el gran kahuna de los cultivos amenazados por el clima, representa alrededor del 20% de todas las calorías consumidas por los seres humanos, y se cultiva en todas partes, desde la Patagonia hasta Rajasthan. El cambio climático traerá sequías, grandes, largas, brutales, que, según un estudio de 2019, podrían afectar al 60 por ciento de las áreas de cultivo de trigo del mundo.

2. Sirope de arce

Difícilmente es un alimento básico para el almuerzo, pero el jarabe de arce es una industria multimillonaria en América del Norte y un ícono canadiense. El flujo de savia de arce y ndash, el ingrediente clave en el jarabe y ndash, está regulado por "ciclos de descongelación y descongelación" a fines del invierno, y los cambios de temperatura ya están causando problemas.

Los productores estadounidenses ya están informando temporadas de extracción más tempranas y variables. Un estudio de 2017 sugirió que mantener la producción actual de EE. UU. Requeriría cinco millones de grifos adicionales en los próximos años.

En este punto, probablemente no sea noticia que nuestros océanos estén en problemas. Gracias al aumento de los niveles de CO2, nuestros mares son ahora un 25% más ácidos que en la época preindustrial, lo que, combinado con el aumento de la temperatura del agua, amenaza todo tipo de especies marinas.

En el Mediterráneo, las sardinas han perdido alrededor de dos tercios de su masa promedio en la última década en el Pacífico, la acidificación está frenando el crecimiento de la concha de las ostras y otros mariscos y en el Atlántico Norte, las langostas se mueven hacia el norte en busca de aguas más frías. amenazando a otros ecosistemas y a los pescadores de Nueva Inglaterra.

La fauna marina no desaparecerá de la noche a la mañana, pero los peces son famosos por su lentitud para adaptarse, y es difícil predecir exactamente qué perderemos y cuándo perderemos.

4. Chocolate
Puede que el chocolate no sea esencial para nuestra salud, pero muchos adictos al chocolate le dirán que es esencial para la felicidad.

Los árboles de cacao son plantas robustas que pueden soportar el aumento de temperaturas, pero no pueden soportar un baño acompañante en los suministros de agua. En las condiciones actuales, es probable que las temperaturas en África occidental aumenten más de dos grados centígrados para 2050, lo que, sin ningún aumento de las precipitaciones, exprimirá la humedad esencial de los árboles.

Las estaciones secas más prolongadas y la disminución de las precipitaciones, así como las nuevas plagas y enfermedades, han reducido no solo los rendimientos sino también la calidad.

Un estudio de gran éxito pintó un panorama bastante sombrío para los principales productores de cacao de Ghana y Cote d & rsquoIvoire hace una década, y pronosticó caídas importantes ya en 2030. A corto plazo, es posible que veamos aumentos de precios. A largo plazo, es posible que el chocolate tenga que pasar por completo a nuevas regiones.

El cambio climático amenaza la existencia del vino.

Un aumento de temperatura de 2 grados centígrados reduciría las regiones donde las uvas de vino se pueden cultivar en un 56% y un aumento de 4 grados amenazaría el 85% de esa tierra.

& mdash UberFacts (@UberFacts) 27 de noviembre de 2020

Si la perspectiva de un aumento de los precios del vino no une a la humanidad contra el cambio climático, nada lo hará. Según un estudio de 2020, un aumento de la temperatura de dos grados Celsius para 2100 podría arruinar hasta el 56% de los suelos adecuados para la producción de vino, con Chardonnay, Merlot, Pinot Noir y Cabernet Sauvignon potencialmente bajo la mira.

El coautor Benjamin Cook, de la Universidad de Columbia, describió las uvas de vino como & ldquot; el canario en la mina de carbón & rdquo para el cambio climático, gracias a su extrema sensibilidad climática, y las regiones vitivinícolas que ya son cálidas están naturalmente en mayor riesgo.

¿Qué grupo de alimentos extrañaría más? ¿Crees que dejamos que el cambio climático llegue tan lejos? Comparta por qué o por qué no en la sección de comentarios a continuación.

Si disfruta de nuestro contenido, no se lo guarde para usted. Comparta nuestras noticias electrónicas gratuitas con sus amigos y anímelos a inscribirse.


Cinco alimentos amenazados por el cambio climático

El cambio climático ya ha afectado a la mayoría de nosotros de una forma u otra y las sequías, los incendios forestales, las inundaciones y los fenómenos meteorológicos sin precedentes han arrasado hogares y han cambiado vidas en todo el mundo. Incluso si no ha experimentado algo tan dramático, es probable que sienta dolor en el supermercado, ya que ciertos alimentos se vuelven cada vez más difíciles de cultivar para los agricultores en medio de patrones climáticos cada vez más caóticos y extremos.

El aumento de las temperaturas, la acidificación de los océanos y las tormentas fuera de temporada están causando estragos en la flora y la fauna que componen la dieta humana y es casi seguro que lo peor está por llegar.

El café ha sido de alto riesgo durante mucho tiempo, ya que a los granos de Arábica no les va bien a altas temperaturas, pero el redescubrimiento de una rara especie de café en la naturaleza augura buenas noticias para las futuras cervezas. Coffea stenophylla tolera condiciones más cálidas y secas que sus contrapartes comerciales y podría producir cuppas resistentes al clima en las próximas décadas.

No todos los cultivos tienen tanta suerte, y aunque es difícil saber con certeza qué efectos tendrá el cambio climático, hay varios comestibles eminentes que enfrentan futuros inciertos. Aquí hay cinco alimentos que están amenazados por el cambio climático. . .

El trigo, el gran kahuna de los cultivos amenazados por el clima, representa alrededor del 20% de todas las calorías consumidas por los seres humanos, y se cultiva en todas partes, desde la Patagonia hasta Rajasthan. El cambio climático traerá sequías, grandes, largas, brutales, que, según un estudio de 2019, podrían afectar al 60 por ciento de las áreas de cultivo de trigo del mundo.

2. Sirope de arce

Difícilmente es un alimento básico para el almuerzo, pero el jarabe de arce es una industria multimillonaria en América del Norte y un ícono canadiense. El flujo de savia de arce y ndash, el ingrediente clave en el jarabe y ndash, está regulado por los ciclos de descongelación y descongelación a fines del invierno, y los cambios de temperatura ya están causando problemas.

Los productores estadounidenses ya están informando temporadas de extracción más tempranas y variables. Un estudio de 2017 sugirió que mantener la producción actual de EE. UU. Requeriría cinco millones de grifos adicionales en los próximos años.

En este punto, probablemente no sea noticia que nuestros océanos estén en problemas. Gracias al aumento de los niveles de CO2, nuestros mares son ahora un 25% más ácidos que en la época preindustrial, lo que, combinado con el aumento de la temperatura del agua, amenaza todo tipo de especies marinas.

En el Mediterráneo, las sardinas han perdido alrededor de dos tercios de su masa promedio en la última década en el Pacífico, la acidificación está frenando el crecimiento de la concha de las ostras y otros mariscos y en el Atlántico Norte, las langostas se mueven hacia el norte en busca de aguas más frías. amenazando a otros ecosistemas y a los pescadores de Nueva Inglaterra.

La fauna marina no desaparecerá de la noche a la mañana, pero los peces son famosos por su lentitud para adaptarse, y es difícil predecir exactamente qué perderemos y cuándo perderemos.

4. Chocolate
Puede que el chocolate no sea esencial para nuestra salud, pero muchos adictos al chocolate le dirán que es esencial para la felicidad.

Los árboles de cacao son plantas robustas que pueden soportar el aumento de temperaturas, pero no pueden soportar un baño acompañante en los suministros de agua. En las condiciones actuales, es probable que las temperaturas en África occidental aumenten más de dos grados centígrados para el año 2050, lo que, sin ningún aumento de las precipitaciones, exprimirá la humedad esencial de los árboles.

Las estaciones secas más prolongadas y la disminución de las precipitaciones, así como las nuevas plagas y enfermedades, han reducido no solo los rendimientos sino también la calidad.

Un estudio de gran éxito pintó un panorama bastante sombrío para los principales productores de cacao de Ghana y Cote d & rsquoIvoire hace una década, y pronosticó caídas importantes ya en 2030. A corto plazo, es posible que veamos aumentos de precios. A largo plazo, es posible que el chocolate tenga que pasar por completo a nuevas regiones.

El cambio climático amenaza la existencia del vino.

Un aumento de temperatura de 2 grados centígrados reduciría las regiones donde se pueden cultivar uvas de vino en un 56% y un aumento de 4 grados amenazaría el 85% de esa tierra.

& mdash UberFacts (@UberFacts) 27 de noviembre de 2020

Si la perspectiva de un aumento de los precios del vino no une a la humanidad contra el cambio climático, nada lo hará. Según un estudio de 2020, un aumento de la temperatura de dos grados Celsius para 2100 podría arruinar hasta el 56 por ciento de los suelos adecuados para la producción de vino, con Chardonnay, Merlot, Pinot Noir y Cabernet Sauvignon potencialmente bajo la mira.

El coautor Benjamin Cook, de la Universidad de Columbia, describió las uvas de vino como "el canario en la mina de carbón" para el cambio climático, gracias a su extrema sensibilidad climática, y las regiones vitivinícolas que ya son cálidas están naturalmente en mayor riesgo.

¿Qué grupo de alimentos extrañaría más? ¿Crees que dejamos que el cambio climático llegue tan lejos? Comparta por qué o por qué no en la sección de comentarios a continuación.

Si disfruta de nuestro contenido, no se lo guarde para usted. Comparta nuestras noticias electrónicas gratuitas con sus amigos y anímelos a inscribirse.


Cinco alimentos amenazados por el cambio climático

El cambio climático ya ha afectado a la mayoría de nosotros de una forma u otra y las sequías, los incendios forestales, las inundaciones y los fenómenos meteorológicos sin precedentes han arrasado con los hogares y han trastornado vidas en todo el mundo. Incluso si no ha experimentado algo tan dramático, es probable que sienta dolor en el supermercado, ya que ciertos alimentos se vuelven cada vez más difíciles de cultivar para los agricultores en medio de patrones climáticos cada vez más caóticos y extremos.

El aumento de las temperaturas, la acidificación de los océanos y las tormentas fuera de temporada están causando estragos en la flora y la fauna que componen la dieta humana y es casi seguro que lo peor está por llegar.

El café ha sido de alto riesgo durante mucho tiempo, ya que a los granos de Arábica no les va bien a altas temperaturas, pero el redescubrimiento de una rara especie de café en la naturaleza augura buenas noticias para las futuras cervezas. Coffea stenophylla tolera condiciones más cálidas y secas que sus contrapartes comerciales y podría producir cuppas resistentes al clima en las próximas décadas.

No todos los cultivos tienen tanta suerte, y aunque es difícil saber con certeza qué efectos tendrá el cambio climático, hay varios comestibles eminentes que enfrentan futuros inciertos. Aquí hay cinco alimentos que están amenazados por el cambio climático. . .

El trigo, el gran kahuna de los cultivos amenazados por el clima, representa alrededor del 20% de todas las calorías consumidas por los seres humanos, y se cultiva en todas partes, desde la Patagonia hasta Rajasthan. El cambio climático traerá sequías, grandes, largas, brutales, que, según un estudio de 2019, podrían afectar al 60 por ciento de las áreas de cultivo de trigo del mundo.

2. Sirope de arce

Difícilmente es un alimento básico para el almuerzo, pero el jarabe de arce es una industria multimillonaria en América del Norte y un ícono canadiense. El flujo de savia de arce y ndash, el ingrediente clave en el jarabe y ndash, está regulado por los ciclos de descongelación y descongelación a fines del invierno, y los cambios de temperatura ya están causando problemas.

Los productores estadounidenses ya están informando temporadas de extracción más tempranas y variables. Un estudio de 2017 sugirió que mantener la producción actual de EE. UU. Requeriría cinco millones de grifos adicionales en los próximos años.

En este punto, probablemente no sea noticia que nuestros océanos estén en problemas. Gracias al aumento de los niveles de CO2, nuestros mares son ahora un 25% más ácidos que en la época preindustrial, lo que, combinado con el aumento de la temperatura del agua, amenaza todo tipo de especies marinas.

En el Mediterráneo, las sardinas han perdido alrededor de dos tercios de su masa promedio en la última década en el Pacífico, la acidificación está frenando el crecimiento de la concha de las ostras y otros mariscos y en el Atlántico Norte, las langostas se mueven hacia el norte en busca de aguas más frías. amenazando a otros ecosistemas y a los pescadores de Nueva Inglaterra.

La fauna marina no desaparecerá de la noche a la mañana, pero los peces son famosos por su lentitud para adaptarse, y es difícil predecir exactamente qué perderemos los peces y cuándo.

4. Chocolate
Puede que el chocolate no sea esencial para nuestra salud, pero muchos adictos al chocolate le dirán que es esencial para la felicidad.

Los árboles de cacao son plantas robustas que pueden soportar el aumento de temperaturas, pero no pueden soportar un baño acompañante en los suministros de agua. En las condiciones actuales, es probable que las temperaturas en África occidental aumenten más de dos grados centígrados para 2050, lo que, sin ningún aumento de las precipitaciones, exprimirá la humedad esencial de los árboles.

Las estaciones secas más prolongadas y la disminución de las precipitaciones, así como las nuevas plagas y enfermedades, han reducido no solo los rendimientos sino también la calidad.

Un estudio de gran éxito pintó un panorama bastante sombrío para los principales productores de cacao de Ghana y Cote d & rsquoIvoire hace una década, y pronosticó caídas importantes ya en 2030. A corto plazo, es posible que veamos aumentos de precios. A largo plazo, es posible que el chocolate tenga que pasar por completo a nuevas regiones.

El cambio climático amenaza la existencia del vino.

Un aumento de temperatura de 2 grados centígrados reduciría las regiones donde las uvas de vino se pueden cultivar en un 56% y un aumento de 4 grados amenazaría el 85% de esa tierra.

& mdash UberFacts (@UberFacts) 27 de noviembre de 2020

Si la perspectiva de un aumento de los precios del vino no une a la humanidad contra el cambio climático, nada lo hará. Según un estudio de 2020, un aumento de la temperatura de dos grados centígrados para 2100 podría arruinar hasta el 56 por ciento de los suelos adecuados para la producción de vino, con Chardonnay, Merlot, Pinot Noir y Cabernet Sauvignon potencialmente bajo la mira.

El coautor Benjamin Cook, de la Universidad de Columbia, describió las uvas de vino como "el canario en la mina de carbón" para el cambio climático, gracias a su extrema sensibilidad climática, y las regiones vitivinícolas que ya son cálidas están naturalmente en mayor riesgo.

¿Qué grupo de alimentos extrañaría más? ¿Crees que dejamos que el cambio climático llegue tan lejos? Comparta por qué o por qué no en la sección de comentarios a continuación.

Si disfruta de nuestro contenido, no se lo guarde. Comparta nuestras noticias electrónicas gratuitas con sus amigos y anímelos a inscribirse.


Cinco alimentos amenazados por el cambio climático

Climate change has already impacted most of us in one way or the other &ndash droughts, wildfires, floods &ndash and unprecedented weather events have wiped out homes and turned lives upside down all over the world. Even if you haven&rsquot experienced anything so dramatic, chances are you&rsquore feeling the pain at the supermarket, as certain foods become harder and harder for farmers to grow amid increasingly chaotic and extreme weather patterns.

Rising temperatures, acidifying oceans, and out-of-season storms are wreaking havoc on the flora and fauna that make up the human diet &ndash and the worst is almost certainly yet to come.

Coffee has long been high risk, as Arabica beans do not fare well in high heat, but the rediscovery of a rare coffee species in the wild spells good news for future brews. Coffea stenophylla tolerates hotter and drier conditions than its commercial counterparts and could yield climate-resilient cuppas for decades to come.

Not every crop is so lucky, and though it&rsquos hard to know definitively what effects climate change will have, there are several eminent edibles facing uncertain futures. Here are five foods that are threatened by climate change . . .

The big kahuna of climate-threatened crops, wheat accounts for around 20 per cent of all calories consumed by humans, and is grown everywhere from Patagonia to Rajasthan. Climate change will bring droughts &ndash big, long, brutal ones &ndash which, according to a 2019 study, could affect 60 per cent of the world&rsquos wheat-growing areas.

2. Maple syrup

It&rsquos hardly a lunchtime staple, but maple syrup is a multimillion-dollar industry in North America, and a Canadian icon. The flow of maple sap &ndash the key ingredient in syrup &ndash is regulated by &lsquofreezing and thawing cycles&rsquo in late winter, and temperature changes are already causing problems.

American producers are already reporting earlier, more variable tapping seasons. A 2017 study suggested maintaining current US production would require an additional five million taps over the coming years.

At this point, it&rsquos probably not news that our oceans are in trouble. Thanks to rising CO2 levels, our seas are now 25 per cent more acidic than in pre-industrial times, which, combined with rising water temperatures, threatens all manner of marine species.

In the Mediterranean, sardines have lost around two-thirds of their average mass in the past decade in the Pacific, acidification is stunting the shell growth of oysters and other shellfish and in the North Atlantic, lobsters are moving north in search of colder waters, threatening other ecosystems and New England fishermen.

Seafaring fauna will not disappear overnight, but fish are famously slow to adapt, and it is hard to predict exactly what we&rsquoll lose when.

4. Chocolate
Chocolate may not be essential to our health, but many chocoholics will tell you it&rsquos essential for happiness.

Cacao trees are sturdy plants that can handle rising temperatures, but they can&rsquot handle an accompanying dip in water supplies. Under current conditions, temperatures in West Africa are likely to rise more than two degrees Celsius by 2050, which, without any increase in rainfall, will squeeze essential moisture out of the trees.

Longer dry seasons and less rainfall, as well as new pests and diseases, have reduced not just yields but quality.

A blockbuster study painted a pretty grim picture for leading cocoa-producers Ghana and Cote d&rsquoIvoire a decade ago, predicting major declines as early as 2030. In the short term, we may see price hikes. In the long term, chocolate may have to transition to new regions altogether.

Climate change is threatening the existence of wine.

A 2-degree Celsius temperature increase would shrink regions where wine grapes can be grown by 56% &ndash A 4-degree increase would threaten 85% of that land.

&mdash UberFacts (@UberFacts) November 27, 2020

If the prospect of rising wine prices doesn&rsquot unite humanity against climate change, nothing will. According to a 2020 study, a two degrees Celsius temperature rise by 2100 could ruin up to 56 per cent of suitable wine-growing soils, with Chardonnay, Merlot, Pinot Noir, and Cabernet Sauvignon all potentially under the gun.

Co-author Benjamin Cook, from Columbia University, described wine grapes as &ldquothe canary in the coal mine&rdquo for climate change, thanks to their extreme climate sensitivity, and already-warm wine regions are naturally most at risk.

Which food group would you miss the most? Do you think we&rsquoll let climate change get that far? Share why or why not in the comments section below.

If you enjoy our content, don&rsquot keep it to yourself. Share our free eNews with your friends and encourage them to sign up.


Five foods threatened by climate change

Climate change has already impacted most of us in one way or the other &ndash droughts, wildfires, floods &ndash and unprecedented weather events have wiped out homes and turned lives upside down all over the world. Even if you haven&rsquot experienced anything so dramatic, chances are you&rsquore feeling the pain at the supermarket, as certain foods become harder and harder for farmers to grow amid increasingly chaotic and extreme weather patterns.

Rising temperatures, acidifying oceans, and out-of-season storms are wreaking havoc on the flora and fauna that make up the human diet &ndash and the worst is almost certainly yet to come.

Coffee has long been high risk, as Arabica beans do not fare well in high heat, but the rediscovery of a rare coffee species in the wild spells good news for future brews. Coffea stenophylla tolerates hotter and drier conditions than its commercial counterparts and could yield climate-resilient cuppas for decades to come.

Not every crop is so lucky, and though it&rsquos hard to know definitively what effects climate change will have, there are several eminent edibles facing uncertain futures. Here are five foods that are threatened by climate change . . .

The big kahuna of climate-threatened crops, wheat accounts for around 20 per cent of all calories consumed by humans, and is grown everywhere from Patagonia to Rajasthan. Climate change will bring droughts &ndash big, long, brutal ones &ndash which, according to a 2019 study, could affect 60 per cent of the world&rsquos wheat-growing areas.

2. Maple syrup

It&rsquos hardly a lunchtime staple, but maple syrup is a multimillion-dollar industry in North America, and a Canadian icon. The flow of maple sap &ndash the key ingredient in syrup &ndash is regulated by &lsquofreezing and thawing cycles&rsquo in late winter, and temperature changes are already causing problems.

American producers are already reporting earlier, more variable tapping seasons. A 2017 study suggested maintaining current US production would require an additional five million taps over the coming years.

At this point, it&rsquos probably not news that our oceans are in trouble. Thanks to rising CO2 levels, our seas are now 25 per cent more acidic than in pre-industrial times, which, combined with rising water temperatures, threatens all manner of marine species.

In the Mediterranean, sardines have lost around two-thirds of their average mass in the past decade in the Pacific, acidification is stunting the shell growth of oysters and other shellfish and in the North Atlantic, lobsters are moving north in search of colder waters, threatening other ecosystems and New England fishermen.

Seafaring fauna will not disappear overnight, but fish are famously slow to adapt, and it is hard to predict exactly what we&rsquoll lose when.

4. Chocolate
Chocolate may not be essential to our health, but many chocoholics will tell you it&rsquos essential for happiness.

Cacao trees are sturdy plants that can handle rising temperatures, but they can&rsquot handle an accompanying dip in water supplies. Under current conditions, temperatures in West Africa are likely to rise more than two degrees Celsius by 2050, which, without any increase in rainfall, will squeeze essential moisture out of the trees.

Longer dry seasons and less rainfall, as well as new pests and diseases, have reduced not just yields but quality.

A blockbuster study painted a pretty grim picture for leading cocoa-producers Ghana and Cote d&rsquoIvoire a decade ago, predicting major declines as early as 2030. In the short term, we may see price hikes. In the long term, chocolate may have to transition to new regions altogether.

Climate change is threatening the existence of wine.

A 2-degree Celsius temperature increase would shrink regions where wine grapes can be grown by 56% &ndash A 4-degree increase would threaten 85% of that land.

&mdash UberFacts (@UberFacts) November 27, 2020

If the prospect of rising wine prices doesn&rsquot unite humanity against climate change, nothing will. According to a 2020 study, a two degrees Celsius temperature rise by 2100 could ruin up to 56 per cent of suitable wine-growing soils, with Chardonnay, Merlot, Pinot Noir, and Cabernet Sauvignon all potentially under the gun.

Co-author Benjamin Cook, from Columbia University, described wine grapes as &ldquothe canary in the coal mine&rdquo for climate change, thanks to their extreme climate sensitivity, and already-warm wine regions are naturally most at risk.

Which food group would you miss the most? Do you think we&rsquoll let climate change get that far? Share why or why not in the comments section below.

If you enjoy our content, don&rsquot keep it to yourself. Share our free eNews with your friends and encourage them to sign up.


Five foods threatened by climate change

Climate change has already impacted most of us in one way or the other &ndash droughts, wildfires, floods &ndash and unprecedented weather events have wiped out homes and turned lives upside down all over the world. Even if you haven&rsquot experienced anything so dramatic, chances are you&rsquore feeling the pain at the supermarket, as certain foods become harder and harder for farmers to grow amid increasingly chaotic and extreme weather patterns.

Rising temperatures, acidifying oceans, and out-of-season storms are wreaking havoc on the flora and fauna that make up the human diet &ndash and the worst is almost certainly yet to come.

Coffee has long been high risk, as Arabica beans do not fare well in high heat, but the rediscovery of a rare coffee species in the wild spells good news for future brews. Coffea stenophylla tolerates hotter and drier conditions than its commercial counterparts and could yield climate-resilient cuppas for decades to come.

Not every crop is so lucky, and though it&rsquos hard to know definitively what effects climate change will have, there are several eminent edibles facing uncertain futures. Here are five foods that are threatened by climate change . . .

The big kahuna of climate-threatened crops, wheat accounts for around 20 per cent of all calories consumed by humans, and is grown everywhere from Patagonia to Rajasthan. Climate change will bring droughts &ndash big, long, brutal ones &ndash which, according to a 2019 study, could affect 60 per cent of the world&rsquos wheat-growing areas.

2. Maple syrup

It&rsquos hardly a lunchtime staple, but maple syrup is a multimillion-dollar industry in North America, and a Canadian icon. The flow of maple sap &ndash the key ingredient in syrup &ndash is regulated by &lsquofreezing and thawing cycles&rsquo in late winter, and temperature changes are already causing problems.

American producers are already reporting earlier, more variable tapping seasons. A 2017 study suggested maintaining current US production would require an additional five million taps over the coming years.

At this point, it&rsquos probably not news that our oceans are in trouble. Thanks to rising CO2 levels, our seas are now 25 per cent more acidic than in pre-industrial times, which, combined with rising water temperatures, threatens all manner of marine species.

In the Mediterranean, sardines have lost around two-thirds of their average mass in the past decade in the Pacific, acidification is stunting the shell growth of oysters and other shellfish and in the North Atlantic, lobsters are moving north in search of colder waters, threatening other ecosystems and New England fishermen.

Seafaring fauna will not disappear overnight, but fish are famously slow to adapt, and it is hard to predict exactly what we&rsquoll lose when.

4. Chocolate
Chocolate may not be essential to our health, but many chocoholics will tell you it&rsquos essential for happiness.

Cacao trees are sturdy plants that can handle rising temperatures, but they can&rsquot handle an accompanying dip in water supplies. Under current conditions, temperatures in West Africa are likely to rise more than two degrees Celsius by 2050, which, without any increase in rainfall, will squeeze essential moisture out of the trees.

Longer dry seasons and less rainfall, as well as new pests and diseases, have reduced not just yields but quality.

A blockbuster study painted a pretty grim picture for leading cocoa-producers Ghana and Cote d&rsquoIvoire a decade ago, predicting major declines as early as 2030. In the short term, we may see price hikes. In the long term, chocolate may have to transition to new regions altogether.

Climate change is threatening the existence of wine.

A 2-degree Celsius temperature increase would shrink regions where wine grapes can be grown by 56% &ndash A 4-degree increase would threaten 85% of that land.

&mdash UberFacts (@UberFacts) November 27, 2020

If the prospect of rising wine prices doesn&rsquot unite humanity against climate change, nothing will. According to a 2020 study, a two degrees Celsius temperature rise by 2100 could ruin up to 56 per cent of suitable wine-growing soils, with Chardonnay, Merlot, Pinot Noir, and Cabernet Sauvignon all potentially under the gun.

Co-author Benjamin Cook, from Columbia University, described wine grapes as &ldquothe canary in the coal mine&rdquo for climate change, thanks to their extreme climate sensitivity, and already-warm wine regions are naturally most at risk.

Which food group would you miss the most? Do you think we&rsquoll let climate change get that far? Share why or why not in the comments section below.

If you enjoy our content, don&rsquot keep it to yourself. Share our free eNews with your friends and encourage them to sign up.


Five foods threatened by climate change

Climate change has already impacted most of us in one way or the other &ndash droughts, wildfires, floods &ndash and unprecedented weather events have wiped out homes and turned lives upside down all over the world. Even if you haven&rsquot experienced anything so dramatic, chances are you&rsquore feeling the pain at the supermarket, as certain foods become harder and harder for farmers to grow amid increasingly chaotic and extreme weather patterns.

Rising temperatures, acidifying oceans, and out-of-season storms are wreaking havoc on the flora and fauna that make up the human diet &ndash and the worst is almost certainly yet to come.

Coffee has long been high risk, as Arabica beans do not fare well in high heat, but the rediscovery of a rare coffee species in the wild spells good news for future brews. Coffea stenophylla tolerates hotter and drier conditions than its commercial counterparts and could yield climate-resilient cuppas for decades to come.

Not every crop is so lucky, and though it&rsquos hard to know definitively what effects climate change will have, there are several eminent edibles facing uncertain futures. Here are five foods that are threatened by climate change . . .

The big kahuna of climate-threatened crops, wheat accounts for around 20 per cent of all calories consumed by humans, and is grown everywhere from Patagonia to Rajasthan. Climate change will bring droughts &ndash big, long, brutal ones &ndash which, according to a 2019 study, could affect 60 per cent of the world&rsquos wheat-growing areas.

2. Maple syrup

It&rsquos hardly a lunchtime staple, but maple syrup is a multimillion-dollar industry in North America, and a Canadian icon. The flow of maple sap &ndash the key ingredient in syrup &ndash is regulated by &lsquofreezing and thawing cycles&rsquo in late winter, and temperature changes are already causing problems.

American producers are already reporting earlier, more variable tapping seasons. A 2017 study suggested maintaining current US production would require an additional five million taps over the coming years.

At this point, it&rsquos probably not news that our oceans are in trouble. Thanks to rising CO2 levels, our seas are now 25 per cent more acidic than in pre-industrial times, which, combined with rising water temperatures, threatens all manner of marine species.

In the Mediterranean, sardines have lost around two-thirds of their average mass in the past decade in the Pacific, acidification is stunting the shell growth of oysters and other shellfish and in the North Atlantic, lobsters are moving north in search of colder waters, threatening other ecosystems and New England fishermen.

Seafaring fauna will not disappear overnight, but fish are famously slow to adapt, and it is hard to predict exactly what we&rsquoll lose when.

4. Chocolate
Chocolate may not be essential to our health, but many chocoholics will tell you it&rsquos essential for happiness.

Cacao trees are sturdy plants that can handle rising temperatures, but they can&rsquot handle an accompanying dip in water supplies. Under current conditions, temperatures in West Africa are likely to rise more than two degrees Celsius by 2050, which, without any increase in rainfall, will squeeze essential moisture out of the trees.

Longer dry seasons and less rainfall, as well as new pests and diseases, have reduced not just yields but quality.

A blockbuster study painted a pretty grim picture for leading cocoa-producers Ghana and Cote d&rsquoIvoire a decade ago, predicting major declines as early as 2030. In the short term, we may see price hikes. In the long term, chocolate may have to transition to new regions altogether.

Climate change is threatening the existence of wine.

A 2-degree Celsius temperature increase would shrink regions where wine grapes can be grown by 56% &ndash A 4-degree increase would threaten 85% of that land.

&mdash UberFacts (@UberFacts) November 27, 2020

If the prospect of rising wine prices doesn&rsquot unite humanity against climate change, nothing will. According to a 2020 study, a two degrees Celsius temperature rise by 2100 could ruin up to 56 per cent of suitable wine-growing soils, with Chardonnay, Merlot, Pinot Noir, and Cabernet Sauvignon all potentially under the gun.

Co-author Benjamin Cook, from Columbia University, described wine grapes as &ldquothe canary in the coal mine&rdquo for climate change, thanks to their extreme climate sensitivity, and already-warm wine regions are naturally most at risk.

Which food group would you miss the most? Do you think we&rsquoll let climate change get that far? Share why or why not in the comments section below.

If you enjoy our content, don&rsquot keep it to yourself. Share our free eNews with your friends and encourage them to sign up.